24 de diciembre de 2007

CUENTO DE NAVIDAD PARA UN EMIGRANTE

Hielos Le dio la providencia un rostro aindiado y un razonar próvido pero le exigen tres euros para pernoctar bajo el puente. Al no tener la certeza de tenerlos se acurruca al raso, en una plaza, protegiéndose por cartones y el ramaje de un abeto. Vive de lavar algún auto y rebuscar en las basuras lujosas.

Cuando la escarcha maquilla de lividez la ciudad, el frutero Pascual regresa de comprar género en el mercado provincial, observa el vaho que se escapa del cartonaje amontonado frente a su negocio y recela. Hace meses le robaron en la tienda pero el señor avejentado que duerme allí no parece de ese tipo de gente. Le mira desentumecerse bajo el enclenque sol y abandonar el lugar de sus sueños impecable. Pascual suele afrontar sus temores y aunque sea por pura curiosidad decide realizar el atrevido acto de regalarle una piña.

Tras una breve charla recibe un cúmulo de sorpresas sobre la fruta: se llama anana, es desintoxicante, vermífuga y en decocciones es idónea para la faringe. Para colmo Genaro, que así le dice llamarse, afirma que tomándola se aseguran veinticuatro horas de buen humor. Regresa Pascual con la certeza de que el extraño indigente mezcla realidad y fantasía, en cualquier caso se lo contará a Doña Julia, clienta melancólica, que con los fríos se queja de la garganta.

La mañana siguiente encontró la acera barrida y a cambio le entrega unos melocotones que Genaro llama duraznos. Le asegura que en China son símbolo de inmortalidad pues en tiempos del Emperador de Jade existían personas inmortales que se alimentaban con ellos. Sostiene Pascual que le vendrán bien a la señora Aitana que padece achaques de vejez.

Cada mañana se intercambian frutas por conversaciones donde la magia y la propiedades científicas se entrelazan. Conversaciones que, en cualquier caso, son hábilmente divulgadas en la tienda.

PB183427

En poco tiempo, la frutería aumenta la clientela y Pascual, desbordado, acaba contratando a Genaro y se persuade de presentar la documentación para regularizarlo apenas pasen las fiestas. El emigrante por su parte, con un anticipo, alquila un cuarto humilde en un piso compartido. Tras dos meses de intemperie, una crema que alivia sus sabañones y una cama le trae una certera idea de lo que debe ser la gloria.

¿Observaron ustedes el silencio contenido que se adueña de las calles en Nochebuena? Durante unas pocas horas la ciudad ronronea como un gato gigante.

Quiero que sepan que en la de este año, unos niños tomarán por primera vez plátanos para garantizarse buenos sueños y resistencia con los juguetes, a tres calles una señora malhumorada prueba piña porque tampoco se pierde nada por no hacerlo, medita gruñendo; a su lado, su marido mastica una manzana fantaseando que los leves ácidos le hacen ser un intrépido navegante de los mares. En el otro extremo de la urbe una soltera se ríe de la edad probando naranjas antioxidantes ante un espejo y el vecino de arriba, que la ama con pasión y secreto, disuelve su timidez saboreando granadas.

En la quietud de los hogares, sobre las mesas suntuosas donde nada falta se tejen telarañas de magia y aromas frutales. Todas nacieron de un emigrante que no tenía tres euros para dormir bajo un puente.

Ahora mismo. Esta noche. En este preciso instante, paladea en soledad una chirimoya, fruta que como todos ustedes saben, atempera la melancolía por la lejana tierra.

--

Fotos propias, si amplían la de arriba verán que es hielo lo que cubre las hojas y no nieve. Lo utilizamos en otra computadora como fondo de pantalla.

44 comentarios:

  1. Conozco un lugar en Madrid donde los ocupantes, todos ellos inmigrantes, exigen dinero para dormir bajo el puente donde pernoctan. Está muy próximo a la Plaza de España.

    Las manzanas eran muy solicitadas por los navegantes reemplazando a veces al dinero porque era un alimento astringente y que tardaba en corromperse.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus frutas de regalo, amigo. Te sugiero agregar las papayas chilenas (no las otras), un fruto del porte de un limón grande o una pera pequeña, que resulta de gran utilidad para tratar las hinchazones y dolores de la artritis: pelas una en la noche, dejas de lado las semillas, la picas en pedazos más bien grandes porque de lo contrario sabe amarga, y le echas algo de miel de abejas. Dejas reposar todo durante la noche y gustas de esa maravilla al levantarte al otro día, en ayunas: en un mes se harán presentes los resultados. Desgraciadamente, todo pasa por tener de esas papayas... Un abrazo de Navidad. Gonzalo.

    ResponderEliminar
  3. Gonzalo, desde luego aquí no las tenemos, estuve el otro día en un supermercado francés y más tarde en uno alemán y las papayas daba pena verlas. Casi enfadaba que se atrevan a vender así la fruta. Tomo nota de la receta.
    Un abrazo navideño.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por este regalo. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Un escrito muy lleno de exactas imágenes, de visiones que en algún momento dicen que debo estallar en refexión propia.



    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Es un regalo hermosísimo.

    Gracias, amigo.

    ResponderEliminar
  7. Es una maravilla poder saborear todas estas frutas a través de sus letras.Maravilloso el cuento...me quedo con la regularización del inmigrante...yo intento algo parecido con alguien que ha mucho tiempo llegó con sus sueños en una patera
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. Estupendo el regalo que nos dejas para navidad, sabes muy bien como hacer llegar cada historia y esta en particular cala bastante.
    Saludos y Feliz Navidad!!!

    ResponderEliminar
  9. nadie imagina la humildad y el difícil comienzo de alguién que lucha para sobrevivir. pero que bueno es compaginar el esfuerzo del emigrante, sus ideas y deliciosas frutas. la verdad la sabiduría yque hay en la naturaleza, entenderla y conocerla hace que cualquiera de una piedra te venda una obra de arte.

    En realidad, el que se sienta en su mesa con demasiadas cantidades casi siempre tira más de la mitad, que mala onda. Pero lo bueno es valorizar que cada vez que nos alimentamos, detrás existen miles de personas que o las han sembrado y cosechado. En este caso hablas de que emigra, no importa a donde, pero que la naturaleza le salva para sobrevivir.

    Saludos y Felz Navidad!

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué bonita historia! Ojalá sucediera con más frecuencia...

    Que lo paséis bien en Jaén: felices fiestas!

    ResponderEliminar
  11. La actuación de una persona mediante una fruta, se multiplicó en bondad y esperanzas para muchas personas, muy bonito.
    Felicidad en estas fiestas y prosperidad EN TODO SENTIDO, no solo en lo económico, mi chapinísimo español, felicidad en tu lugar de descanso

    ResponderEliminar
  12. Qué belleza este cuento que saca a luz los buenos sentimientos que creemos han desaparecido. Hermosamente escritos. Saber que el amor no puede dar otra cosa. De forma natural dar muestras que todos estamos bajo un mismo cielo.

    para Goathemala mi más sincero reconocimiento, debes ser una persona mágica que merece se le cumplan todos los deseos del mundo

    ResponderEliminar
  13. Y que una jugosa y sabrosa "Ensalada de Frutas" nos acompañe siempre en "nuestra maleta"...

    Preciosa historia, un beso enorme a todos, y acompañad vuestra dieta siempre de la fruta más acorde al momento... incluso con gula, por que no?? ;)

    ResponderEliminar
  14. Desde el Sur te regalo una gran cesta de cerezas "corazón de paloma". Que tu corazón y tu hogar tengan PAZ y AMOR esta Navidad.

    ResponderEliminar
  15. Goathemala, gracias por esta belleza de relato, lleno de magia y de amor, que son la esencia de estas fechas especiales...

    Felicísima Navidad!

    Un besote!

    ResponderEliminar
  16. Olvide una cosita... preciosa esa fotografía escarchada, pero preciosa :)

    ResponderEliminar
  17. Como siempre nos regalas una historia con una delicadeza de lenguaje que nos hace imaginar la exquisitez de esas frutas.

    Aprovecho para dejarte mis mejores deseos para esta Navidad y Año Nuevo.

    Y de las fotos? siempre magnificas.

    ResponderEliminar
  18. Qué cuento!

    Goath...

    Me hubiera encantado escribirlo...

    Pero no soy tan buena...trato de escribir cosas lindas, cosas generosas y siempre se atraviesa la ironía en el camino....

    Bello.

    Me ha encantado.

    De verdad.

    Felices fiestas.

    Un abrazo cariñoso desde Madrid

    ResponderEliminar
  19. Gracias por este regalo tan lindo.
    Una forma muy unica de describir algo tan lindo

    Feliz Navidad

    Te dejo mi tacita de te repelta de terroncitos de amistad

    Veronica
    teacupclub@gmail.com

    ResponderEliminar
  20. Te has lucido de verdad, querido amigo, pero de verdad.
    Un abrazo y toda la felicidad del mundo.

    ResponderEliminar
  21. Cuánta imaginación, Goathemala... La historia es bellísima, llena de magia...
    Lo que me ha dejado sobrecogida es tu cometario, diciendo que hay inmigrantes que cobran a otros por dormir debajo de un puente. Es tremendo, de verdad que no salgo de mi asombro.

    Un beso, y que tengas unas muy felices fiestas.

    ResponderEliminar
  22. Cuento original como tú.
    La foto me impresionó.

    Abrazos cariñosos.
    Hoy y siempre.

    Y gracias por todo lo que me diste en este año.

    ResponderEliminar
  23. Excelente historia, como siempre muy interesante, tanto por el lado sentimental que rebosa, como por los conocimientos frutales que has incluido.

    Yo añadiría que la piña, contiene una enzima llamada bromelina, que es un excelente antiinflamatorio. Precisamente el tronco interior de la piña es donde más bromelina hay.
    Ah, y que 200 gramos de piña nos dan la ración necesaria diaria de vitamina C.

    ResponderEliminar
  24. Anónimo18:28

    Hola Blogueros Anónimos,
    ……………………………....Mucho antes de la era cristiana, en Europa y en los países nórdicos, el solsticio de invierno, el día más corto y la noche más larga, que llega entre el 21 y el 22 de diciembre de cada año, se celebraba adornando el interior de las viviendas con ramas verdes, en la creencia de ahuyentar a los malos espíritus. Los romanos celebraban también el solsticio con Saturnia / Saturnio / Saturnal para rendir culto a Saturno, dios de la agricultura. Y también rendían culto al dios ‘Sol Infante’ que se creía que nacía de una piedra en la fecha del veinte y cinco de diciembre. En aquella época, sobrevivir los inviernos era mucho trabajo sin todas las conveniencias de la electricidad, el transporte, y los medios de comunicación modernos, pero era una época más relajada para divertirse con exceso de alcohol, comida, música, risitas, miraditas, coqueteo y demás… igual que ahora. Nada ha cambiado, realmente, sólo las opiniones de quienes pretenden saberlo todo, como un servidor. Pues bien, ese fue el principio del arbolito adentro del hogar que se adornaba con manzanas y después la tradición evolucionó para incluir cuanta babosadita le queramos colgar.
    .
    ……Para el año de 337, el emperador romano Constantín, de la manera políticamente más milagrosa, se convirtió al cristianismo, y de un solo plumazo todo el imperio Romano; con esa movida magistral se tomo la organización cristiana, y fundó la religión Católica, y como parte del programa, se introdujo la celebración del nacimiento de Cristo en la misma fecha del veinte y cinco de diciembre. Y la Saturnia, poquito a poco, cayó sobre el olvido, tal y como había sido planificado. Pero el público jamás olvido como celebrar con música, borracheras, excesos de comida y mucho ruido. Al público, realmente no le interesa qué se celebra, lo que nos interesa es celebrar, pero mucha gente se ha tragado el anzuelo y la carnada con tres varas de cáñamo y demás…
    ……Santa Claus es una metáfora maravillosa para ese sentimiento delicioso que nos gusta satisfacer dando y celebrando… Ese personaje gordito de ojitos azules y de pulga, nariz colorado invernal, el arquetipo del abuelo pachorriento y bonachón, nació en Turquía, y fue un obispo muy querido; probablemente, adepto pederasta por su costumbre a regalar dulces y juguetitos a los inocentes. Y después de muerto se convirtió en San Nicolás. Con él nació la tradición de los regalos, aunque entonces era una cuestión únicamente para niños, pues los adultos sabían del engaño. Y bien, la tradición llego a Holanda y ahí lo llamaron Sinter Klaas. En 1822, en Gringolandia, Clement Clark Moore escribió el poema ‘La Noche Antes de Navidad’, y con eso re imaginó el mito y coloco al personaje en el trineo tirado por alces entregando juguetes y regalos por la chimenea. Pero no fue sino hasta 1863 que Tomas Mast, un ilustrador de la revista Harper’s le dio forma grafica y en la mente nos dejo la imagen. Para los comerciantes, es un milagro maravilloso que no tiene nada que ver con religión, pero levanta las ventas hasta el cielo porque instiga el espíritu pagano que nos invade y que es totalmente dado a los excesos. Entra Coca-Cola. En 1886, el farmacólogo John Pemberton introdujo la bebida como medicina, un tiempo después Asa Griggs Candler compro la patente y convirtió la marca en el ícono comercial que literalmente todo el mundo conoce. Candler logro ese éxito total a base de una incesante campaña publicitaria para vender agua azucarada, y escogió un rojo especial y el blanco como los colores de la marca. Llegada la navidad, presto, a Santa se le acorta su nombre, se rejuvenece un poquito, se convierte en un viejazo gordo y atlético, totalmente canoso del pelo y la barba, de perenne felicidad y exuberancia catártica; el traje se le simplifica con botas y cinturón negro, pantalones bombachos, túnica corta con detalles de piel blanca, y adopta el rojo Coca-Cola.
    ……Y por la magia de la propaganda publicitaria, el ‘universo’ tiene en mente sólo al Santa Coca-Cola.
    .
    ……Mis queridos amigos ciberespaciales, de predisposición sabrosa, alcohólica y bailadora; patriótica, aventurera y motelera. Muy estimados, elegantes y esperados; animados, aplaudidos y anonadados; fermentados, festejados y fornicados; coquetos, cumbancheros y católicos; relajeros, relajados y rejalados; inimitables, inmunizados e importados; mareados, mallugados y algunos mojados… ¡ HOLA, Y FELIZ SATURNIA !
    .
    ……A todos mis amigos les deseo fiestas de catarsis kilométrica e inolvidable en estos legendarios festejos paganos de otro feliz Solsticio Invernal.
    ……A todos les deseo un enorme atracón de tamales, pavo y jamón; les deseo vino, guaro y yerba buena, y de Baco les deseo la bendición milagrosa de una goma leve. Les deseo que tengan a sus seres queridas y queridos en contacto de piel a piel, y sin que los conyugues se enteren. Les deseo, que si roban, no sea lo de los amigos porque la mala fama se riega pronto y no se borra; que si mienten, sea muy poquito para que se los crean, y no pierdan su credibilidad; que si prometen, sea cuidadosamente porque una promesa es una deuda de honor que nadie olvida.
    ……Les deseo que piensen en sí mismos porque el egoísmo es un instinto esencial para la supervivencia y la verdadera felicidad, y después piensan en el prójimo, pero razonablemente. Les deseo que nunca entreguen el control sobre la psiquis (poéticamente el espíritu) a nada ni a nadie, y les deseo que duden intensamente de quien se las pida o exija semejante cosa, y que no contribuyan con el sudor de vuestro músculo para tales menesteres.
    .
    Principalmente, les deseo sólo un mandamiento profundamente íntimo:
    “Pensar por sí mismos, siempre”.
    .
    .
    Felicidades paganas,
    ……………………………. Cayetano ºلº

    ResponderEliminar
  25. Precioso cuento.
    Demuestras ser un narrador con imaginación, ingenio y pedagogía ilustrativa...

    No conocía las propiedades de la chirimoya en relación a la melancolía.

    Gracias por el cuento. Los adultos necesitamos de este tipo de narraciones, actuales, prácticas y al mismo tiempo con regusto literario.

    Un abrazo y Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  26. Cierra los ojos, piensa en todo lo q te hizo sonreir en el año que termina y olvidate de lo demás. Ojala esas sonrisas se multipliquen por 2008. Feliz Año

    Que en estas fiestas, la magia sea tu mejor traje, tu sonrisa el mejor regalo, tus ojos el mejor destino, y tu felicidad mi mejor deseo

    ResponderEliminar
  27. Bueno no se quien dejo testamento en lugar donde van los comentarios, pero si, la Navidad actual tiene mucho de pagano, de celta, y hasta de multinacional americana mas una fiebre consumista. En cuanto a tu relato, es uno de los mejores relatos 'goticos urbanos' en este caso de la vieja Europa diria Sabina pero con ese gustito agridulce que una fruta le abra la puerta a la esperanza.

    ResponderEliminar
  28. Mi hermano me mira y pregunta que me pasa, yo me siento un poco tonta por emocionarme de esta forma.
    Has dado en mi punto flaco, la inmigración.

    y has escrito algo que me parece tan bonito, que no lo evito y me emociono.

    Noqueada por 20.000 a cero.

    Felicidades...por todo.

    ResponderEliminar
  29. Ahora nosotros somos esos inmigrantes q uds supieron ser a principios de siglo,....pero ta...feliz navidad

    ResponderEliminar
  30. FELIZ NAVIDAD COMPAI.
    UN ABRAZO A TODA LA FAMILIA.

    ResponderEliminar
  31. Creo que nadie ha escrito una postal de Nochebuena más bella que esta.

    Un placer leerte.
    Felices Fiestas para ambos y los que ambos amáis.
    Besos a repartir

    ResponderEliminar
  32. bella forma de recordarnos vidas paralelas

    se que he estado ausente de la blogsfera por un buen tiempo, pero mira que bien se siente venir y leer tus relatos, esos que conmueven, que dejan, que transmiten

    lo mejor para ti amigo!!

    Alvaro

    ResponderEliminar
  33. Multiples realidades para esta época...
    En la simpleza de la vida emergen la grandeza humana...


    PD
    - Yo cultivo Curuba, Uchuva, Durazno, Ciruela (5 variadades), pera, freijoa...
    - Los árboles de chiromoya, se extan extinguiendo por esta zona.
    - La fruta de cosecha por estos días se llama Carambolo solo se da en un pueblito de tierra caliente llamado Mariquita.

    Hablar de frutas es endulzar no solo el paldar sino la vista...

    Que el frio sea motivo para dar un abrazo más caluroso...

    Felices fiestas.

    Me acordé de tu sobrino, de él me comentaste hace un año. ojala que el tio se porte bien en reyes...

    ResponderEliminar
  34. Feliz Navidad, querido amigo y lo mejor para el 2008 para ti y los tuyos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Un gran y cariñoso saludo para tí y tu familia Goathemala. Espero que hayan tenido una preciosa y agradable Navidad junto a los que más quieres.

    Gracias por tu saludo y espero que ahora, el año que se viene venga cargado de magia, alegría y buenas noticias. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  36. una buena forma de hacerte recordar desde tierras lejanas y saber que la nostalgia de estar lejos es un experimento melancolico, que saboreas pero que disfrutas el hecho de recordar. Saludos desde la Capirucha de Guatemala

    ResponderEliminar
  37. ¡Felices fiestas manito!, que la pasés bien en Jaen, gracias por el relato, un dulce para el corazón.

    ResponderEliminar
  38. FEliZ nAVIdaD.............

    nana nana..........

    BeSOssssssssss a todossssssSSsSs.

    MuCho AMor paRa el 2.008

    ResponderEliminar
  39. Me gusto mucho el relato del emigrante con rostro "aindiado". La leccion para todos es valiosisima. Gracias por el mensaje.

    Espero que hayas pasado una linda Navidad y que el 2008 sea de bendiciones.

    ResponderEliminar
  40. No se que decir,me ha encantado.Una verdadero canto a la imaginación,y esas imágenes.Fantástico.Salud¡¡¡

    ResponderEliminar
  41. Hola, gracias por todos sus comentarios, me hubiera gustado responderles uno a uno pero me es imposible por falta de tiempo y conexión. En cualquier caso les quedo muy agradecido.

    Un fuerte saludo.
    Goathemala

    ResponderEliminar
  42. goathemala, ya lo dije en mi blog, en estas fechas
    me esfumo..pero saqué la cabeza, para decirte FELÍZ FIN DE AÑO E INICIO DEL QUE SE ACERCA VELÓZ... pero, uf! me tocaste la fibra más profunda con este texto, chirimoya, tierras lejanas, amor sin color ni sexo, ronroneos urbanos, puras sintonías de lo que para mi es la navidad. con esperanza. siempre.

    un abrazo grande

    ResponderEliminar
  43. Lindas fotos y el mensaje con sabor a Chirimoya!.
    Tuve que ir a "google images" para saber que era, y ahora resulta que es algo así como la anona verdad?..

    Gracias Goathe, pásatela bien!

    ResponderEliminar
  44. De divertimento nada... Es una prosa poética donde se entremezcla la fruta en danzando de letra en letra y atrapando al lector hasta el final. Es un placer leer lo que escribís.

    ResponderEliminar