21 de septiembre de 2008

EL BOSQUE HECHIZADO II

setas2 “Después fue fácil forzar al muchacho a mantener relaciones sexuales asegurándole que esta sería la única forma de devolver al ser natural a su prometida. Se ayuntaron bajo el aullido del lobo y el fragor del trueno. Mas, ya sabe usted que las personas con influjos demoniacos no cumplen promesas. A la mañana siguiente la bruja desapareció, algunos dicen que lo hizo convertida en torrente, de hecho por esa zona encontrará uno que se llama precisamente Labruja, lo que si debe ser cierto es que escapó con la certeza de albergar una semilla en su vientre.

El muchacho enloqueció. Centró su existencia en preservar el bosque sabiendo que en uno de sus árboles estaba el espíritu de la amada. Dicen que era frecuente verle hablar con ellos, abrazarles, tratarlos como a iguales. No permitió leñadores cerca y así fue hasta que al correr de los años enfermó y murió, siendo enterrado en un claro, allí mismo. El bosque permanece respetado hoy en día. Por las aldeas cercanas aseguran que el espíritu de los enamorados lo habita y protege de los incendios y de las intenciones voraces del hombre. Aunque para serle sincero creo que es respetado por cierto grado de compasión por la leyenda.

Apuró lo que le quedaba de un trago.

- Eso es todo, luego póngale, usted, las alharacas que quiera.

- Es tristísimo, desesperanzador, dije desalentado.

- Triste, sí, sin duda. Desesperanzador no. Fíjese que si esto del amor consiste en formar un único ser, con la persona amada, al ser enterrado allí mismo y hacerse nutriente de los árboles, lo consiguió. Al menos, yo, lo interpreto así.

- Bueno – asentí pensativo – y por donde cae el bosque dije abriendo un mapa...

Continuará con la visita y fotos del bosque.

--

Foto mía, de un helecho.

8 comentarios:

  1. Eso si que es muestra de amor...de entrega hasta en la muerte...un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy bien querido amigo, abramos el mapa que nos conducirá hacia la tercera parte de tu relato.

    Salud

    ResponderEliminar
  3. MANUEL-TUCCITANO, sí. Precisamente por eso creo que arranca esta leyenda en el XIX, siglo del romanticismo, abrazos y gracias.

    CHARLES DE BATZ, un mapa y unos apuntes tras una narración que intenté despojar de alharacas. Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  4. El relato me atrapó desde el principio, ¡bienvenido! la blogósfera ha ganado con tu regreso :-)

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Por que siempre depende de lo que tu quieras ver.

    ResponderEliminar
  6. ¿Sabes? yo pienso, creo, siento que algún día sentiré el latir de los árboles como si fuesen de carne y huso y entonces les preguntaré por su autentico nombre; el que ellos esconden en su interior y el que entre ellos se nombran.
    Inuits

    ResponderEliminar
  7. Sin duda, esta leyenda, os hizo más grata la visita al bosque.

    Una historia triste, pero estoy de acuerdo con tu narrador, allí quedaron los amantes, sempiternamente unidos, en, y a la tierra.


    Dos abrazos

    ResponderEliminar
  8. Triste y bello. Esa sensación de que hay "algo más" en los bosques siempre me invade cuando me interno en alguno. Ahora también pensaré en la muchacha convertida en árbol.

    ResponderEliminar