30 de septiembre de 2008

RÉQUIEM

Deprisa. Tan rápido que se olvida que no estamos todos, que falta Mónica Lima Quinto, que ya no podrá comentarnos ni publicar nada, que su corazón, bomba errática desde que vino al mundo, claudicó un septiembre gris en la ciudad de Guatemala. Su último comentario en mi espacio decía: ”la vida es bella y cada etapa tiene sus buenas cosas.” Dos semanas más tarde, esa vida que tanto quería, la abandonaba.

Me pregunto lo de siempre. ¿No será, en verdad, la existencia un juego de dados en las manos de Dios? ¿Así es todo, un cuerpo que desmoronándose se aproxima a un abismo?

No quiero preguntarme más conociendo la fe de Mónica, ese cuestionamiento, ahora, me parece incluso una traición a su memoria.

Los que disfrutamos el dulce néctar de las palabras siempre encontramos amparo. Réquiem significa descanso. Así acato su marcha a lo desconocido, como una apacible reposo que no comprendo. Siempre nos quedará su bitácora para acercarnos a su perspectiva.

Aprovecho para expresar mis condolencias a nuestra amiga CHC, que afronta el duro trance de la pérdida de su madre.

--

Imagen propia. La entrada, queridos visitantes, no tendrá comentarios. De paso coloco la pieza de Réquiem más bella que conozco.