19 de julio de 2009

AMATITLÁN NEGRO I

“Aire...me falta el aire. Miedo...me sobra el miedo para respirar”.

Bohemia suburbana.

1

En sus profundidades el lago acuna un ángel vencido. El mecimiento que debiera seguir el eterno compás de las algas se rompe por la impericia de unas manos. Cuarteadas manos de abandono, hábiles apretando engranajes sin herramientas o chasqueando sus dedos para sostener otro aguardiente y ávidas siempre del secreto de la carne joven pero torpes en extremo cuando, obnubiladas por los escrúpulos de la conciencia, intentan fijar un nudo a una roca que lleve al sueño eterno, al vaivén profundo de las talofitas, al cuerpo que quebraron.

Libre de ataduras el ángel emerge a la superficie para desvelar al brillo de un sol que nace el rostro puro de una niña de nueve años. Durante unas horas el lago se niega a entregarla, una última danza se sostiene antes del frío acero forense, del estupor y las lágrimas, del oscuro silencio de tumba. Encallada entre juncos es descubierta por una perra. Su dueño, despavorido, al tercer intento, atina el número de su amigo.

2

El inspector Sarrión estaba de pésimo humor. Su jefe se rió de él, ya que comprás un libro, le dijo burlón, fíjate que esté abarrotado de letras para no malgastar plata. Juró nunca más llevarse un libro de poesía al trabajo. Intentó servirse un café cuando el celular vibró en su chaqueta.

Aló Carlos, soy Pérez el del... Sí, Luis, te conozco. ¿Qué pasa, estás apurado? Paseaba a Pimienta por el lago Amatitlan y hemos visto una niña muerta. Tranquilo, tranquilo. ¿Cómo estás, dónde? Asustado del carajo, pero bien. En la entrada del Mayan Golf, tengo el carro. Voy, no toques nada.

Carlos Sarrión condujo el vaso a los labios. En ese momento comprobó que no le dio tiempo a llenarlo. Inspiró, resopló y mientras buscaba las llaves del auto ordenó que llevaran el vehículo policial más cercano al Mayan Golf.

(Continuará)

--

Foto propia. Dedicado a todos los que se pasan por aquí a pesar de mi anarquía.

21 comentarios:

  1. ¿Cómo vamos a dejar de pasar por esta tierra de los árboles?

    La duda ofende, Goathe. Si siempre es un placer descubrir nuevas entradas y fotografías.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Interesantísimo. Y desconocía tus cualidades para esa forma de expresarte mexicana. Espero con mucho interés la continuación. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es impresionante tu capacidad de cambio de registro. A mi me encanta el género negro, así que estaré atenta a la continuación.

    besos

    ResponderEliminar
  4. "En sus profundidades el lago acuna un ángel vencido"
    Con esto tan hermoso, ya me ha ganado el relato. Luego, aún más. La imágen me parece de un extraño planeta verde q tiembla en lo negro del cosmos, mientras una nave despistada intenta penetrar en su atmósfera de esmeraldas.
    Q bonito, Goathe!
    Besicos.

    ResponderEliminar
  5. El relato es muy triste pero de tu teclado sale fascinante.

    Espero la continuación.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Sí, un relato un poco triste, o al menos así podemos percibirlo, ya sabes, depende del estado en que uno esté al leer, contemplar, observar o escuchar...

    Me tiene hipnotizada esa pluma flotando, su color...

    Un abrazo Goathemala

    ResponderEliminar
  7. Con ansias espero el segundo capítulo de esta historia que promete. De esta historia triste y atemporal.

    Dos abrazos dobles.

    ResponderEliminar
  8. Espero la continuación con ganas. Qué buen arranque el del ángel mecido...

    ResponderEliminar
  9. Esperando el continuará. Siempre. Un abrazo ^^

    ResponderEliminar
  10. El relato es triste y, lo peor, en muchos aspectos real. No es habitual abordar el género negro en los blogs que por lo general tiende a la idealización de los asuntos vitales (el mío el primero).

    Me permito este cambio de registro para experimentar cosas nuevas. Veremos la manera de salir del "embolao". :$

    Hice una ficha con los personajes y me lancé sin pensarlo mucho.

    Y ustedes, ahí siempre, tan leales y amables.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Y aquí seguiremos Sr. Goathemala.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Goathe,,,
    Olvida tu anarquía y dedícate a continuar esa historia.
    Muy interesante el cambio de registro, y no has bajado ni un ápice la calidad literaria.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. (Ania)04:28

    ¿Y eso, Goathe?
    Vaya cambio. Muy interesante la fotografía y el leer estas primeras pinceladas de un nuevo trabajo. Espero la continuación..

    Qué curioso que menciones la temática de los blogs en general, que tiende a ser más bien alegre, porque mi último post está bien crudo.¡Coincidencia!

    Nos vemos por aquí.

    ResponderEliminar
  14. Interesante comienzo, amigo Goathemala, sin duda todos los que hemos pasado por aquí nos hemos quedado con las ganas de saber cómo continua la historia.Habrá que esperar.

    Como puedes imaginar, según te he leido he corrido a informare sobre el lago Amatitlan, del que no sabía nada.

    De lo de la anarquía olvídate. Por lo que estoy viendo es algo que se está generalizando en todos nosotros estos últimos meses. Serán las ganas de empezar con las vacaciones.

    Mis felicitaciones por tu texto.

    Salud

    ResponderEliminar
  15. Hermoso leerte, siempre.

    Te abrazo
    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  16. Para mi, la fotografia es inquietante, misteriosa,sugerente...
    Y el relato me ha enganchado, pero sobre todo y como siempre por tu estilo literario. Cualquier historía es bella en tus palabras.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Sólo espero que no nos dejes con la intriga mucho tiempo...

    ResponderEliminar
  18. ¡Vamos a ver como salgo de está! ¡Socorro, auxilio!

    :-)

    Gracias por sus comentarios.

    ResponderEliminar
  19. No puedo entender como has conseguido que resulte hermosísima la forma de contar como emerge el pobre cuerpo del fondo del lago, pero así ha sido, tan hermoso, que no podía creer que contara una historia de dolor y muerte, si, desde luego que lo has conseguido...

    ResponderEliminar
  20. Ahora nos vamos del verde para llegar al negro y me agrada.
    Desde que te conozco, has contagiado más y más el conocer Guatemala. Lo tengo cerca. Espero algún día.

    Beso amigo.

    ResponderEliminar
  21. coño paisano, como me gustan estos relatos...pero más tus fotos...un abrazo...voy a seguir.

    ResponderEliminar