5 de julio de 2009

El universo elegante

Una potente explosión de tecnecio viste de plata a una lejana estrella. Contra toda lógica el astro abandona el centro de nuestra galaxia y se hace vagabunda e imprecisa. Ningún científico advierte el cambio.

Despierto, el niño aún suspira estremecido por una pesadilla que, por primera vez, no contará a su madre. En sus sueños aparecía el hombre calcinado del auto que ayer vio en televisión. Su mamá siempre cambia de canal cuando intuye algo lúgubre pero ayer no pudo, bajaba la basura.

Horas más tarde, están los tres en el río. Mamá toma el sol y él pesca con Papá. Pescar es un decir. Nunca atrapan nada. Sostienen la caña y espantan los mosquitos. Se divierte. Sabe que Papá se enfadará y dirá "cómo es posible cuando era niño los peces se atrapaban con las manos". Después come tortilla, le da al balón y reúne bellotas de una encina a la que pudo trepar. La primera penumbra anima el canto de los grillos.

De regreso a casa, mientras padre conduce y le creen dormido en la sillita de atrás, observa el firmamento. Regresa la imagen borrosa del señor quemado. Ya no le tiene tanto miedo; más bien comienza a darle pena. ¿Son cosas cómo éstas por las que le dicen que no crezca?

En el mismo momento en que viene el sueño le alcanza el fulgor de una estrella errante que juega con él al escondite. Ocultándose y apareciendo entre pinares y lomas de un paisaje variable, entregándolo al sueño con un juego de guiños y resplandores.

--

La foto como siempre propia.

25 comentarios:

  1. El título "El universo elegante" está tomado del libro de divulgación científica de Brian Greene, donde se expone la teoría de cuerdas, una atrevida y seductora idea que integra todos los fenómenos físicos. Algo así como la ley fundamental del universo de incuestionables implicaciones filosóficas.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, lujo de tema, solo al mencionar el universo lo mencionas todo y quiero comenzar por lo siguiente amigo Goathe:

    1. La foto esta elegante.

    2. La coneccion entre la estrella, el tecnecio y su desaparicion asi como el lado cientifico y el sueno del nino y la explosion es de dicsernir un poco.

    3. Y ultimo, este es un escrito corto y lleno de escencia. Somos parte todods de ese Elegante Universo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Querido amigo, es un placer explicarte de qué va el tema. Hace poco leí la teoría de las cuerdas, una especie de llave maestra para aclarar que las leyes físicas son las mismas en todos el universo. La llaman también teoría del todo (aunque sintetizo de manera burda por mi carencia de conocimientos científicos).

    Si esto fuera así, el universo sería armonía en estado puro, elegancia suprema. Las implicaciones filosóficas son muy variadas. Una de ellas parte de una simple comparación. Si el universo tiene unos principios tan unificados por qué la humanidad pone el acento en lo que nos separa cuando lo que nos une es lo más evidente y además tendría ahora un refrendo científico.

    El horror que acaban descubriendo, pese a que los adultos les intentemos proteger, les espanta de la misma manera ya sea un niño de Nebraska o de Damasco.

    Los niños siempre miran las estrellas con los mismos ojos de juego y misterio.

    En definitiva, somos tan iguales.

    P.D.- La foto vista en otro monitor me quedó un poco oscura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Quizá, lo único que rompa la armonía del universo, somos los seres humanos.
    Me ha gustado la historia del niño y su despertar a la realidad de la vida, y su amor a ella, que se refleja en su anhelo por las estrellas.

    Dos abrazos

    ResponderEliminar
  5. Hablaban los socráticos del aprendizaje como un proceso de internamiento en el interior de una cueva. El camino es a la vez duro y satisfactorio, pero lo que realmente importa es lo que se pierde, lo que debemos entregar a nuestro recuerdo para que continuemos aprendiendo.

    La foto, como siempre, hermosisima.

    Salud

    ResponderEliminar
  6. Buenasssss, ¿qué tal?
    Un placer leerte de nuevo. Tu texto es, además de poético, entrañable. Todos tuvimos de pequeños temores y pesadillas, por eso queríamos ser mayores, para auyentarlos. Pero las estrellas nunca me dieron miedo: el cielo protector.
    Un brazo.

    ResponderEliminar
  7. TriniReina, bueno esa es la grandeza del ser humano: pretender superar la animalidad a la que estamos condenados. Un escrito sencillo para lo que en mí es habitual ¿no? Gracias y dos abrazos amiga.

    Charles de Batz, el idola specus de Platón. Sí, eso es lo malo, que el conocimiento al aumentar disminuye la inocencia, el estado puro y bondadoso. Soy un rendido rousseauniano. :) Un abrazo.


    Mateo Bellido Rojas
    , algo así ahora que lo pienso creo tener mucho de ese crío. Te debo una visita con calma. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. ¿De dónde es la foto ? como a todo habitante de secano me el agua....

    ResponderEliminar
  9. Victoria, los de secarral no tenemos remedio. Es el río Miño desde su lado portugués.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Precisamente me gusta por lo oscuro de la foto: yo no iría hacia la luz, sino vendría de ella hacia la parte oscura.

    ResponderEliminar
  11. (Ania)17:10

    La foto está preciosa.

    Los niños están siempre tan solos, tan aparte.

    A veces parece triste que apenas sales a la luz no hay vuelta atrás.

    Muy interesante considerar la teoría, en especial en estos días, que el caos está tan de moda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Dicen que cuando tenemos pesadillas, son los miedos del inconsciente, que afloran y se liberan.
    Que entonces dejamos de temerles.
    Todos tenemos miedos, mayores y adultos, cada uno de unas cosas.
    No podemos evitarlos, es como tapar el sol con un colador.

    La mirada de un niño, por la ausencia de contaminación, a veces escapaz de conectar con cosas que los adultos ya no vemos. Nos tapa la contaminación...

    La foto es magn´fica y la entrada también, Quién no ha sido ese niño?
    Un besito

    ResponderEliminar
  13. Esa teoría me gusta. Para aferrarme. Para dejar de pensar que el mundo obedece a un caos permanente y que lo que sucede, bueno o malo, tiene sus consecuencias. Me da un falso sentido de control...

    ResponderEliminar
  14. Amigo Goathe, saludos!

    Como tu dices, las implicaciones filosóficas son muchas y difícil de entender al igual que la materia vista desde el punto científico.

    Voy a acudir a la metafísica,, que nos enseña a través de las leyes universales una de las más importantes y que actualmente se difunde mucho en los Estados Unidos: "La Ley de Atracción"

    se dice que cada ser humano está en constante vibración y esta armoniza con el universo en canales. Si tu vibración es positiva y de buenos pensamientos y sentimientos te rodearás de toda la gente que está en tu vibración.

    Por el contrario, si tu mnete está pensando destructivamente esa vibración de empujará a destruir todo lo que pase en ti y por ti, atrayendo ese tipo de personas.

    Me gusta mucho esta ley, porque nos explica porqué los seres humanos estamos tan divididos y distantes unos de otros, estamos en distinta vibración y en diferente armonía con la fuerza, la energía y la fuente del elegante universo.

    Para complementar, yo agrego a todo esto que más allá de todo lo filosófico y científico esta nuestro creador que es Dios y es el todo, más allá no hay nada y nos dió el ragalo de vivir , el libre albeldrío y nuestra conciencia.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Para los niños, afortunadamente el universo, el mundo, las cosas, son sencillas y están en equilibrio.

    La foto, muy fresca Goathemala. Esos cantos rodados me recuerdan, no sé por qué a mi niñez.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Qué hermoso texto. El niño y sus temores y las advertencias de los adultos en el sentido de no crecer, quizá porque es lo que les hubiera gustado a ellos, privarse del dolor. Creo que has reflejado muy bien esa situacion. Un abrazo enorme y admirado.

    ResponderEliminar
  17. Y jugando, le enseña el camino de su propio universo, de ese paso mínimo de su camino independiente, el que desde ya debe empezar a caminar.

    Ya no tiene tanto miedo al señor quemado... y eso que no lo ha contado, la estrella le guiña y juega por tamaño logro...

    ResponderEliminar
  18. Como siempre, la foto preciosa. Tu relato me produjo una gran nostalgia de esa parte de la vida en que miramos sin malicia a las estrellas y ellas nos hablan. Más allá de la teoría de cuerdas, que no entendí muy bien, está la sensación de haberse perdido lo mejor de la existencia.

    ResponderEliminar
  19. Como siempre, la foto preciosa. Tu relato me produjo una gran nostalgia de esa parte de la vida en que miramos sin malicia a las estrellas y ellas nos hablan. Más allá de la teoría de cuerdas, que no entendí muy bien, está la sensación de haberse perdido lo mejor de la existencia.

    ResponderEliminar
  20. La foto es tan bonita como todas las tuyas. Pero el texto me ha parecido más próximo, más tierno; una de tantas tardes de verano con mis padres...
    Besicos, Goathe.

    ResponderEliminar
  21. No se les puede proteger para siempre. Crecer tampoco es solución.
    Fui una niña de infinitas pesadillas. Creía que cuando me hiciera mayor, dejaría de tener miedo. Me equivoqué!
    De la foto ya no te digo nada... que me repito ;) Biquiño de sábado!

    ResponderEliminar
  22. Tanto el tema expuesto como las respuestas son de lo más interesante. Es un placer la lectura. La foto transmite la sensación refrescante del agua y los azules.

    ResponderEliminar
  23. Muy bella esta historia tuya del niño y la estrella errante, con ese toque de conocimiento del universo y esa invitación a reflexionar.
    Iba a preguntarte el porqué del título, pero ya veo que lo has explicado divinamente en tus primeros comentarios. Es muy interesante esa teoría.
    La foto del río me gusta tal como está, Goathe, con su zona oscura y su parte luminosa.
    Me encanta la foto actual de la cabecera, un hermoso paisaje de ribera. Siempre es muy gratificante dar un paseo por tu bosque, por esta fértil Tierra de los árboles.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Una bella y elegante foto, acorde con un universo elegante, un niño que ya empieza a intuir lo que es crecer, una estrella lejana jugando a las escondidas como una niña...

    ResponderEliminar
  25. La naturaleza posse una forma extremadamente bella de expresarse...pero muy natural.

    Interesante fragmento y la foto ni se diga...Bellisima.

    ResponderEliminar