26 de julio de 2009

AMATITLÁN NEGRO IV (FINAL)

7
A Sarrión le recibió en el Aeropuerto de La Aurora su hermana.
Vos hermano "gutenmorgen".
Tanto gusto hermana, un beso. ¿Vos cómo te atrevés a venir sin mi sobrino?
Estaba como loco por verte pero le castigué, es que no cesa, nos tiene agotados.
Ah, vos siempre tan recta, pobre chico, si lo que necesita es actividad.
Pues todo tuyo, tráelo agótalo, hazme el favor
Ok, déjame dormir esta noche y mañana me lo llevo, me despejará antes del trabajo.
Fueron al parque de atracciones que el IRTRA tenía en Amatitlán. Al ver el lago le punzó el recuerdo de la pobre niña. Alternaron el tiempo con chapoteos en la piscina, bocados a pupusas, y diversas atracciones que no parecían mellar las energías del niño. Al final del día la luz se rindió y del lago vino una vaharada cálida.
De regreso, para entretenerle en el auto le entrego un tren de madera comprado en Alemania. Le prestó poca atención, prefirió hartarse una madeja enorme de algodón de azúcar.
Hermana acá lo tienes, sano y salvo. Ya puedo ir a desmoronarme a casa.
No tan sano, parece que viene herido de guerra, con toda la camisa llena de manchas.
Ah, es verdad, qué descuido, es por el algodón de azúcar, que le ponen mucho colorante.
Una vez en su apartamento, Sarrión sintió una desazón profunda e inexplicable. Intentó distraerse con los periódicos del día: la presentación de un blindaje que resiste los impactos de un AK-47, ayunos y rogativas a Dios para que cesara la violencia.

Al asearse poco antes de dormirse vino la intuición y su malestar se transformó de inmediato en nervios. Supo entonces que ya no dormiría y debía llamar a Larios Garrido.

8

Mi patoja, ¿te acordás de mi?

¿Querés venir conmigo? Tengo regalos.

Mamá dice que no marche con desconocidos.

Hace muy bien mamá pero me conoces, soy tu papá. Probá, es algodón dulce.

Daba luz
9

El padre de la niña fue detenido en una feria de Suchitepequez. No opuso resistencia y lo confesó al verse rodeado. En los interrogatorios gimoteaba por su hija, tenía las manos enllagadas y protegidas por unos guantes quirúrgicos. Por remordimientos se las laceraba. Sarrión imaginaba lo que disfrutarían en Europa los psicólogos forenses con un sujeto como éste. Parece ser que tuvo antecedentes por pederastia pero le lavaron su ficha policial a cambio de una suma. Había visto crecer a su hija en silencio y un día que acabó de trabajar muy tarde tomó chucherías en la feria para abordarla en el camino a la escuela. Decía que iba sin maldad.

Le mandaron a la prisión de Pavón, célebre por tener en su momento un laboratorio de droga, una red de extorsión con escuchas telefónicas y un chalet con jacuzzi para el jefe de los narcos. Sarrión quiso evitar que se suicidara y consiguió un preso de apoyo en su celda. Al día siguiente precisamente el preso de apoyo le asesinó. Le fastidiaba, sabía que sin juicio sería la muerte de un presunto, más le dolía asentirle a Larios Garrido. "¿Crees de verdad que durará tres años en un reclusorio con lo que hizo?"

Tomó un café intenso de Fraijanes el mismo lugar donde estaba la cárcel que tenía el irónico nombre de Granja Modelo de Rehabilitación Pavón; con tanta chusma por allá y tan buen café, la tierra lava culpas, pensaba Sarrión.

Rendido, antes de sentenciar que pensaba tonterías de puro agotamiento, contempló con asombro como aún perduraba la mancha de colorante rosa en su mano derecha, la misma de la camisa de su sobrino, y del aparato gástrico de la niña; el empecinado tinte que resistía un lavado con jabón y las aguas profundas de un lago que no quiso guardar para sí los secretos de un ángel vencido.

--

FINAL. Fotos propias.

10 comentarios:

  1. Un final clavado, tal como merece este relato.
    Dicen que no hay crimen sin solución ni sin castigo. Este está solucionado. Bravo por Sarrión.

    Abrazos a repartir

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que es increíble lo fecundo que puede resultar un estado febril, y llamativo -como ya apuntaba en el comentario de tu siguiente anotación-, hacia donde nos lleva.

    Para mí que el resultado es positivo, que has colocado sobre tu cuaderno a unos personajes envueltos en una interesante trama. Y muy bien contaba, por supuesto.

    Salud y bravo por Sarrión

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho como has hilvanado tu historia. Tiene ritmo y personalidad. Sarrión leyendo poesía me hizo recordar a una 'rarita' que también leía poemas en la residencia y que tuvo que hacer oídos sordos a más de un comentario graciosillo ...
    Me alegro que estés bien y que te hayas recuperado. De hecho, de momento el peor de esta gripe es su alto poder de contagio, habéis hecho bien en seguir las recomendaciones de quedarse en casa.
    Eres tú el que marca el compás de tus publicaciones, siempre estaremos atentos al 'Reader' para leer cuándo publiques algo nuevo. Espero que no tardes mucho ;)

    besos

    ResponderEliminar
  4. Genial!

    Espero seguir leyendo las venturas y desventuras del detective!

    (Sigue, sigue...)

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. TriniReina, esto me ha servido, amiga Trini, para cerciorarme que un escrito más largo debe ser estructurado antes. Gracias y saludos.

    Charles de Batz, quién sabe, lo mismo regresa Sarrión alguna vez. Me gustaría conocer, amigo Charles, como se las ingenias alguien que como tú que trabajas 8 horas para escribir. ¿Madrugas, te quedas un poco por la noche? Un abrazo.

    Gárgola, gracias amiga. Nos impusieron el aislamiento de una manera estricta. Nos encontrábamos bien pero les hicimos caso por temor a contagiar a alguien que la soportara mucho peor. Gracias por los ánimos y te entiendo muy bien con lo de la poesía.

    Lena, sí ¿Por qué no? Lo mismo regresa alguna vez.

    Gracias a todos y mi simpatía y agradecimiento por leerlo.

    ResponderEliminar
  6. Me enganché a la primera parte y ... esperé a que estuvieran todas para leer de un tirón, lo confieso ^^
    La novela negra no es de mis preferidas pero... hay un algo en tu forma de narrar, Goathe, que la hace diferente. Y seguro que no sé explicarlo bien pero son unas frases concretas que hacen del texto algo especial (lo siento, nunca se me dio bien hacer comentarios de texto). Espero que Sarrión siga apareciendo. Seguro que tiene mucho que contar. De poder leerlo publicado... nos perderíamos estas fotos tan estupendas y sería una pena. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Se nota que tu mujer influye mucho , se me hace raro leer/oir el acento de guatemala en alguién de aquí:P
    Muy bueno el cuento.

    ResponderEliminar
  8. Bravo, Goathe.
    Al fin acabé la historia.
    Llevas razón, los textos largos precisan una elaboración estructural. Sin embargo, tenías la historia en la cabeza, ahí estaba bien estructurada; por eso el resultado es excelente. Tienes esa magia de los narradores, por esos nos enganchas fácilmente.
    Ha sido puritito deleite leerte.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Fantástico relato Goathemala, con meses de retraso pero lo leo de un tirón, con esas fotos de por aquí alrededor que (me) le ponen un punto inquietante. Bravo por Sarrión y por como remata un caso de esos que hacen vomitar. Se nota la fiebre en él.
    Un beso de hojas de aliso.

    ResponderEliminar
  10. Umm... bueno, muy bueno el relato. Entre otras cosas da esperanza,está la corrupción de los que lavaron el historial, y el concienzudo y honesto policía que los hay.

    Ah, he comido pupusas, las hizo en mi casa una amiga de mamá en Australia, recuerdo que se pasaba la masa de maíz de una palma de la mano a la otra, las hizo de queso. Deliciosas!

    UN ABRAZO

    ResponderEliminar