27 de octubre de 2006

CUANDO EL AMOR COMIENZA.

"El corazón, máquina de preferir y desdeñar" Ortega y Gasset, Estudios sobre el amor.
 
Nuestro ojo ve millones de movimientos al cabo de un día, el olfato percibe centenares de olores y así el resto de los sentidos. De repente en un momento dado se produce un filtro maravilloso. Arranca el proceso algo casi indefinido. Una palabra susurrada, cierto brillo en la mirada. Podría ser una percepción sensorial más, pero no lo es, porque nos corroe por completo, nos dilata las pupilas, acelera el corazón y traba la lengua. Es el inicio del amor.
 
Una teoría nos dice que para que el amor nazca debemos disponer de una estructura mental fabricada en nuestra infancia. Este mapa se desarrolla a partir de vínculos y relaciones con la familia, los amigos y las experiencias casuales vividas, leídas o visionadas. Algunos rasgos de personalidad de aquellos con los que interactuamos resultarán más atrayentes que otros y de este modo formaremos un modelo mental, una matriz subliminal de lo que nos atrae o rechazamos.

En lo personal esta teoría me parece una mera elucubración casi prefabricada para amores juveniles. Es muy determinista y sostengo que en esa irrupción, lo fortuito es mucho más importante.

Sea como fuere, el proceso de selección sensorial es tan fulgurante, incontrolable y milagroso que en la antigüedad lo simbolizaban con un flechazo del dios Cupido. También conocemos que tras ese comienzo arrollador, el amor, ha de ser cuidado con detalle diario para que sea duradero pero ni los mayores sabios del pasado, ni los científicos más avanzados del presente, han encontrado el misterio de que entre todas las percepciones cotidianas, una sea más valorada y detone todo el sistema corporal por dentro y fuera, se sea correspondido o no. Ya nada es igual desde que comienza ese proceso que trasciende lo químico, lo físico, lo emocional.

Me divierto pensando que tal vez, sea mejor que nunca descubran el enigma para que así no elaboren un elixir del amor y el enamoramiento siga siendo algo natural aunque a veces duela, aunque, si lo hicieran, tengo en mente algunos líderes mundiales que debieran darse unos tragos juntos.

Traigo este artículo en homenaje a unos amigos que decidieron validar sus recíprocas y bien valoradas percepciones en forma de compromiso que desembocará en lo que ellos quieran. Sea por su felicidad.

Foto: http://static.flickr.com/58/220279254_17c20cbec5.jpg?v=0

7 comentarios:

  1. Estimado Amigo....más que con la química,feromonas...y estructuras mentales de las que tanto se habla....incluido Ortega en el artículo que cita....yo,como bohemio, me quedo con las rosas,la poesía,el perfume que pueda usar...y esos pequeños detalles ínfimos que te hacen sonreir y alcanzar la felicidad...día a día...
    Cuando te toca,usted bien lo conoce,se vive un momento-nube...
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. El amor es siempre bonito, y dificil de definir.. ( incluso cuando no se esta es los mejores momentos de la relación) .. deseale suerte a tus amigos en su nueva disciplina :)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo15:05

    Gracias Goathemala por el articulo y sabes que cuando desemboquemos en algún sitio seguro que tu y tu esposa estareís cerca para disfrutar este eventos con nosotros.
    Un beso
    Ana

    ResponderEliminar
  4. Queridos amigos, como dice Max, el amor pertenece al reino de la poesía, jamás la ciencia conquistará ese territorio.

    ResponderEliminar
  5. Los extremos se juntan para complementarse? o los similares se juntan para compartir?

    Te contaré algo.
    Una vez estuve con alguien muy distinto a mi y me cambio la vida, en otra ocasión conocí a alguien muy parecido a mi y nos hicimos daño.

    A veces creo que uno se refleja en los demás buscando lo que le falta.

    Y siento también, que divagar sobre nuestras relaciones solo es pintar con un color el pandemonium que son.

    No me hagas caso....


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Te leo regularmente ahora y te envidio --con envidia sana-- la oportunidad de estar en España, donde hay muuuchos libros. Disfrutá mucho los que estás leyendo, y esperamos tus posts

    ResponderEliminar
  7. No me agrada que la razon invada los sentimientos.
    Soy mas bien del tipo primitivo en esos asuntos. Y como ya mencionaste nadie(hasta el momento y ojala siga asi) ha podido descifrar ese tan placentero y tortuoso enigma.

    Y con esto me recordaste a Bergson:
    'La razon se carateriza por su capacidad de incomprension ante la naturaleza.'

    Clara frase que nos dice que no habremos de mezclar lo que creamos con lo que nos crea.


    Pronto vuelvo...

    ResponderEliminar