16 de octubre de 2006

TATUAJES Y PIERCINGS

Siempre he creído que la frecuencia de tatuajes y piercings era una moda estética y que el consumismo ha permitido la expansión de este fenómeno como un componente más del culto al cuerpo.

Apurando la idea consideraba que tras su uso se podría ocultar el deseo humano de pertenencia a un grupo. Un tatuaje o un piercing nos pueden definir como miembros sociales, a la vez que aportarnos una historia. En la antigüedad podían decirnos si participamos en una batalla o si navegamos el Estrecho de Magallanes. Cada experiencia podía tener su sello.

Ahora, con la lectura de El collar del Neandertal, me surge otra teoría.

Hace trescientos mil años se produjo el descubrimiento envenenado de nuestra mortalidad. Reconocer que si los demás mueren, yo no soy distinto y seguiré idéntico camino, es quizás, el primero de los grandes hallazgos del pensamiento. Imagino que saber que estábamos predestinados a morir fue una enorme convulsión en todas las sociedades. Comenzaron los enterramientos ceremoniales y casualmente, con ellos, el uso de abalorios de belleza y distinción. Me sorprende esto último, porque conocer la propia mortalidad y modificar la apariencia es una exaltación a la vida. Estamos vivos y nada mejor que celebrarlo con adornos como colgantes, collares o pendientes sobre nuestro cuerpo. La vida es fugaz y la escasez de su duración hace que sea valorada y distinguida de la muerte.

La mortalidad está asumida miles de generaciones más tarde pero los tatuajes actuales siguen manteniendo parte de ese mensaje volcado ahora, con todo el entusiasmo, por una parte de la vida, por la juventud. Los piercings, los tatuajes son autoafirmaciones juveniles. Son brindis por unas vidas que comienzan a socializar. Se me dirá que existen en personas mayores, pero creo que en este caso son un elemento nostálgico por una juventud tal vez no debidamente disfrutada, o al menos, añorada.

Los símbolos tan necesarios para unos, como triviales para otros.

Es una reflexión propia y tal vez precipitada.

¿Ustedes que opinan?

Foto: Denis Rodman bajada de http://www.topo.fi/pictures/

18 comentarios:

  1. En mi humilde opinion es una falta de respeto a la inteligencia.

    Muy buena vida para vos.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que el tema puede ir por ahí,por eso de la exaltación de la vida pero quizás en esta época de desconcierto no se haga de modo consciente y atienda más bien a otros parámetros,gusto,moda social...parecerse a Beckam...

    ResponderEliminar
  3. Todas las culturas que conozco, desde la noche de los tiempos, han buscado señas de identidad social y, dentro de ella, seña de identidad personal.
    Quizás, antes como ahora, la necesidad de ser, a pesar de la muerte como destino de todo ser vivo, únicos.
    Un abrzazo.

    ResponderEliminar
  4. Permítame opinar, tal vez no sea moda, ni grito a la vida, simplemente una prolongación de yo de cada uno, yo puedo entender que un niño de 16 se haga un tatuaje por moda, pero no me entra que una persona de 30 se tatué todo el cuerpo por moda, cuando esto no se lleva y queda hasta grotesco, mas bien se trate de una ramificación de la personalidad llevada al extremo máximo ... pero así son los tiempo de ahora extremos en todos los aspectos, en la moda, en la cocina, en el arte y en el sexo .. y como no este campo no iba ser menos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Curioso Eowin, estaríamos entonces ante una autoafirmación personal. Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  6. Yo siempre he pensado en ponerme un piercing o hacerme un tatuaje pero después lo piensas bien y te da cuenta que es algo de adorno, para eso me quedo con mi pequeña cicatriz (no es muy grave, es una rayita y da personalidad) de toda la vida...
    SAludos

    ResponderEliminar
  7. Has planteado varias perspectivas, al rededor de esa pulsión de tatuar o pintar nuestro cuerpo. por un lado la exaltación de ser jóvenes y por otro el sentido el utilitarismo de ser joya o moda.

    En lo personal, no he agregado más agujeros a mi cuerpo, de igual forman los lunares en mi piel son los únicos que la adornan

    No he tenido dicha pulsión...
    Pero debo reconocer que en otra persona ello puede ser objeto de deseo (incluye las cicatrices también)

    No critico, reconozco la trascendencia que hay detrás de hacerse un piercing o un tatuaje, ello lo valoro, si hay que cuestionar algo sería el aspecto esnobista que se le diere.

    ----
    Respecto a tu post anterior


    No conocía dicha metáfora...
    Siento que a veces, nuestra odiosa racionalidad mutila nuestra espontaneidad.
    a veces, no exigimos tanto ser racionales, que olvidamos que hay una naturaleza intrínseca que no lo es.
    ----
    Me gusta cómo nacen y lo que sugiere tus reflexiones

    PD
    Oye, no he entendido eso de escuchar mi Blog por MP3.

    Chao un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. No sé bien qué pensar de los tatuajes. Códigos de identidad o pertenencia,'ropaje sin necesidad de prendas'... son muchas las posibilidades. Pero la reflexión me gusta por todo lo que tiene deandadura interna.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Ultimamente me ha dado por querer un tatuaje y un piercing a mis 32 casi 33. La razón es muy simple: me siento cada vez más yo que nunca, y creo que hay algo de lógica en eso. Es como cuando decides aceptar que eres adulto, que ya no eres ningún muchachito, incluso que ya dejaste de ser joven. Ese día intentas darte cuenta de quien eres realmente.
    Entonces, la razón del tatuaje es que hay un símbolo que me gustaría cargar encima (la garra de un oso), y que represente lo que ha sido mi vida en los últimos años, y que me ha definido claramente frente al resto del mundo. Por otro lado, el piercing tiene una connotación relacionada con el placer (el piercing en las tetillas se dice que aumenta la sensibilidad en la zona), y además, creo que lucen realmente atractivos y excitantes.
    Y mientras más pasa el tiempo, más ganas me dan de dar el paso...
    Saludos,

    ResponderEliminar
  10. Entonces no descartamos el elemento de autoafirmación personal que tienen.
    Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  11. ¿Te acuerdas que te dije que tenía rato queriendo ponerme un pearcing? Pues ya está, listo, y no es uno sino dos.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  12. Puede ser que originalmente la idea era ser original. Y como suele suceder, la mayoría que no es tan original también quiso serlo.... y ahora (por lo menos en ciertos lugares), la gente tatuada y/o perforada es la mayoría... la contracultura se volvió el establishment

    ResponderEliminar
  13. creo que quintus da en el clavo: la contracultura se vuelve el establishment; lo que en un principio estaba pensado para hacer a alguien destacarse de los demás, resaltar su individualidad, si se vuelve muy popular pierde su atractivo. si por ejemplo en una determinada sociedad la gran mayoría tuviera tatuajes se buscaría un nuevo distintivo, pintarse los labios y las uñas negras, quizá. personalmente no me gusta esa forma de "distinguirme", los diseños que se usan para los tatuajes me parecen siempre de mal gusto, kistch, y sin ninguna relación con nuestra tradición cultural, al menos para los latinos. lo que deberíamos asumir y proyectar es nuestro origen latino (e indígena los que estamos de este lado del charco), y no tradiciones que más bien me parecen sajonas.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo17:51

    desde el inicio de los tiempos el hombre ha disenhado figuras en su cuerpo sacralizando el poder de la significación en su vida... somos seres humanos, es decir, animales simbolicos, eso es lo que nos caracteriza como homos sapiens... y creo que si, es verdad y no pretendo negar que hay una moda y un consumismo inherentes en esto de los tatuajes y piercings, pero también creo que depende de cada uno cómo lo lleve en su piel (sea tatuaje, sea tomar una coca cola o consumir unas zapatillas nike)... estamos en el sistema, vivimos en él, infelizmente dependemos de él y no sólo los que vivimos en la sociedad occidental no... una gran parte de sociedades indígenas y tribales ya fueron absorvidas por él... entonces, en todo este tema me parece que la importancia radica en la consciencia que cada uno tenga sobre su propio cuerpo, sobre su propio autoconocimiento y la exteriorización en el tatuaje de tal o cual proceso, experiencia, vivencia, etapa, como se quiera llamarlo. Por supuesto, una cosa es el tatuaje de la pseudo top model fashion que se hace el tatuaje que más onda tiene para estar a la moda, y otra cosa es alguien que decide tatuarse algo con sentido simbólico para su vida y hacerle una pequenha fiestita a su cuerpo.
    Yo en lo particular estoy queriendo tatuarme, siendo consciente de un montón de procesos que pasan afuera de mí, pero lo elijo para festejar y regalarle algo a mi cuerpo, a mi misma.
    Por último creo que respetar todas las decisiones de todos los seres humanos aunque no sean de nuestro agrado. Entonces, yo no me haría un tatuaje para estar a la moda como la fashion top model, en lo más mínimo, pero yo no soy superior a nadie, entonces respeto su elección y no la destierro, comportándome como una símil fascista. Para intentar modificar algo en el mundo, aunque sea pequenhito, primero tenemos que comenzar a mirar nuestro propio ombligo, de qué sirve vivir criticando todo y no hacer nada?!?!

    besos para todos,

    gala.

    www.maecosmica.blogspot.com

    ResponderEliminar
  15. Anónimo04:40

    He tratado con cientos que "piercistas". En un 90% de ellos he encontrado un elevado porcentanje de inseguridad e inmadurez. Sacad vuestras conclusiones.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo02:29

    Las personas, como personas suelen ser inveciles, pero existe un grado de seriedad en los tatuajes.
    En mi caso, llevo un tatuaje de un tribal con una cruz celta. Para mi es muy importante para saber de donde procedo, y para que siempre tenga presente que creo en la otra vida. Para la gente puede ser una falta de inteligencia, o inmadurez como he podido leer en los comentarios. Pero sabeis una cosa, la gente pierde su vida criticando a los demas, cuando solo tiene que vivir. Son dos dias: estudia, intenta ayudar a los demas si puedes, integrate en la sociedad y pasatelo pipa.
    Un saludo desde Bilbao.
    David.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo23:15

    dificilmente se encuentran piercings en un medico, un cientifico, un lencenciado en leyes, en ejecutivos de empresas, pero es muy comun encontrarlos en cargadores, choferes de micro o traileros o bien en personas de corta edad (poca experiencia) asi que saca tus conclusiones.

    solo es una opinion de alguien que jamas se marcaria por gusto

    ResponderEliminar
  18. Anónimo00:41

    Buenas noches,
    No voy a entrar al debatir el tema, puesto que considero que deberia juzgarse desde la individualidad, aunque es cierto que existe un alto pocentage de personas tatuadas y/o con piercings por moda o consumismo.
    Solo queria manifestar que yo soy Doctora en un hospital español y mi marido es notario, y los dos llevamos tatuajes (más de uno), y muchos de nuestros compañeros profesionales de las mismas ramas o similares, también los llevan. Sí es cmún como en el resto de seres humanos, sea cuál fuere la moda o motivo que les nos llevó a hacerlo, el caso es que por nuestra profesion no debemos mostrarlos públicamente por los códigos éticos o smplemente por obligación de las normas de nuestra profesión. Por cierto...¿insinúa que un chofer es menos inteligente que un doctor, solo por el mero echo de la profesion que desarrollo? Me explicará como atiendo una urgencia o salvo a un paciente si no existe un chofer de ambulancia que lo acerque al hospital? No es equitativa nuestra responsabilidad, rapidez y así pues inteligencia?... No hay que juzgar de esa forma...

    ResponderEliminar