11 de octubre de 2006

EL ASNO DE BURIDÁN

Si al asno de Buridán le ponían dos balas de paja a idéntica distancia y del mismo tamaño moría de hambre porque era incapaz de elegir entre una de ellas. Es una broma filosófica de la Edad Media para ridiculizar el racionalismo exagerado. 

En mis circunstancias empleo mi racionalidad para todo, es mi arma más preciada. Sin ella no podría interpretar ni entender la vida, pero varias veces me he sentido como el burro de Buridán, inepto para diferenciar los pros y los contras de situaciones similares.

En esas contadas ocasiones hago callar a mi raciocinio; entonces, quiero creer que la mano que me conduce por esos derroteros misteriosos y apasionantes no es otra que la de mi propio corazón.

9 comentarios:

  1. Y en esa "broma" se basó en parte monsieur Curie para abordar problemas y principios de la simetría.
    En cualquier caso,amigo,es dificil seguir siempre a la razón...y en esos casos mejor seguir al corazón que no tomar decisiones con el estómago como a veces hacemos
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Parecian tontos los de la Edad Media, pero no, se ve que le daban al coco. SAludos

    ResponderEliminar
  3. Déjate levar por el corazón,como bien sabes Pascal decía que él tiene razones que la razón ignora. Y sn esas poderosas razones del corazón las más importantes en la vida, la que al final del trecho andado dan sentido al camino. Besos.

    ResponderEliminar
  4. No sabes cuanto me ha servido leerte.
    Agradecida.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. No digo que en todas; pero de vez en cuando es bueno seguir los dictados del corazón y dejar reposar a la razón un poco que se nos va a cansar...

    PD: Pocas veces, por no decir ninguna, mis prosas poéticas son un diario de mi vida, es literatura, sólo eso.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Es la eterna discusión -reductio- al absurdo, que ya llevó a ínclitos personajes de nuestra buena sociedad -Ana Botella o el Juez Requero- a esa sancta simplicitas que fue lo de las dos manzanas, o lo del hombre que quiso contraer matrimonio con un animal -que parece el nombre de una novela-.

    Es que esto de las reducciones al absurdo puede convertirle a uno en un burro o en una burra, y nada de zoofilias.

    En fin, me sirven tus estupendos comentarios. Sigue en ello.

    ResponderEliminar
  7. Pienso y me limito, las circunstacias son en extremo singuales y no puedo arriesgarme a consecuencias incontrolables.

    Pero ocurre algo en mi, algo muy extranio, y asi me veo y me leo.
    Entoces logro tomar una decision, y le entrego la razon a mis sentimientos.


    Pronto vuelvo...

    ResponderEliminar
  8. exacto! y que bien se aplica esto en el ajedrez: normalmente juegas de la forma mas racional posible, pero es importantísima la intuición, sobretodo cuando estas en aprietos de tiempo.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta el ajedrez precisamente porque llega un momento en el que la ciencia no vale....

    ResponderEliminar