5 de octubre de 2007

EL LADRÓN Y LA VIUDA

Robó el auto sin importarle la silueta menuda y enlutada que recortaba al mar. Condujo rápido y cuando se supo a salvo se percató que en el asiento parejo un jarrón retornaba el reflejo deforme de su silueta. Era una urna funeraria, ribeteada, brillante y con cenizas. Una densa humareda salitrada hendió su conciencia.

Retornaba al punto originario sopesando la excusa que argüir al devolverlo. ¿Torpes palabras de aturdimiento? Como "soy ladrón pero no tan desaprensivo", o "no me percaté de su situación". Poco pudo. De inmediato fue abofeteado. La señorita, la misma que contemplaba absorta el mar, la que le cruzó la cara, abrazaba ahora con denuedo y lamentaciones ahogadas la urna. Quiso irse pero advirtió sus pies lastrados, quiso hablar y las palabras no encontraron salida, así que contempló avergonzado un ritual de cenizas esparcidas, aguas bravas y negro pañuelo al viento contrastando las espumas de lontananza.

Un café, por favor, se le escapó finalmente. Algo tendría la súplica de efectiva porque ella aceptó y al cabo de unos minutos degustaban un capuchino en el bar del acantilado frente a un ventanal corroído por la humedad.

Durante la velada no hablaron, la chica miraba al mar, cuyas aguas se oscurecían como si las cenizas las hubieran tintado de oscura aflicción. Sorbía despacio, sin apartar apenas la taza de los labios. Él , enfrente, con los ojos anclados en su rostro.

Los vapores del café jugaban en sus cabellos negros, prendían el carbón de sus ojos y griseaban al bajar al párpado para formar unas ojeras de pétalos desvaídos, lo más bello que había visto. Cuando su boca se desprendía un instante de la taza percibía en sus labios húmedos un lugar que se hacía cereza. Justo ahí quiero vivir, justo ahí quiero morir, se dijo.

Eso fue todo. Ella se levantó, lanzó un adiós y se marchó.

Notó el lastre plúmbeo en sus pies, percibió palabras perdidas por los órganos, latidos agitados que sofocaban su pecho, ganas de llorar o gritar. De inmediato le devoró el terror de sus pesadillas carcelarias: me estoy haciendo estatua de sal.

No quiso pero tuvo que aceptar, en el instante mismo en que ella arrancando se marchaba para siempre, que esta vez le habían robado a él.

--

Foto propia. Tormenta mediterránea.

44 comentarios:

  1. Me ha resultado muy interesante. Es una lectura que no te deja ir, quieres saber qué pasa. Actitudes poco habituales de sus protagonistas en una situación poco común. En una palabra: originalidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Goathemala: Tus relatos me dejan sin capacidad de comentarios, porque los arruinaría. Solo quiero que sepas que los leo todos y guardo mucho de ellos. Saludos. Gonzalo.

    ResponderEliminar
  3. Lo de el ladrón que roba accidentalmente las cenizas que se encontraban en un auto es una de las ideas que guardo desde hace muchos años. Me forcé a acabarla. Ya pesa llevar tanto cuento inacabado.

    Tengo problemas de conexión. Espero poder atender al blog y visitarles.

    Manly, sí, como es una situación insólita he recurrido a un trasfondo muy romántico para acabarla. Gracias.

    Gonzalo, todo un honor amigo Gonzalo. Exactamente igual me sucede a mi. No hay nada que me pierda de lo que escribe y mucho lo guardo. Un abrazo.

    Salud.

    ResponderEliminar
  4. Una auténtica maravilla.Bellísimas las imágenes.Me ha dejado boquiabierto la sensual descripción de un trago de café y la descripción de la mujer,una bella viuda,una belleza serena....increible,soberbio
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. Max Estrella, gracias Max. Desde la adolescencia cargo esta historia como imágenes puntuales. Fruto de las veleidades de la juventud en mi imaginario el amor era posible entre ellos. Hoy dudo; se necesitaría más texto para prender la yesca de la pasión entre ellos. Queda así, al menos de momento.

    Un abrazo....un café da para eso y más.

    ResponderEliminar
  6. Me pasa como a Gonzalo, leo los relatos pero a veces siento que es poco lo que puedo agregar pero esta vez no me quise quedar sin decir que me encantó, la historia es muy original y extrañamente bella.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Muy hermosa la historia... pobre del ladronzuelo, terminó siendo robado.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  8. A ver, ¿cual es el oficio de un ladrón?, adivina adivinanza, puuueeeesssss...... robar

    Eso es lo que tiene que hacer

    ResponderEliminar
  9. Me cuesta tanto comentarte, que cuando me decido ya son docenas los que han dicho lo que canta el pájaro que vive en la cárcel de mi mente.
    Pero quizás esto es una suerte. Una especie de fortuna, que como menciona Gonzalo, evita que destroce con ruidos escritos, esa música hermosa que sabes componer y a veces improvisar.
    Bonito relato en el que nos recuerdas de forma sublime lo fácil que resulta robarnos el corazón.

    ResponderEliminar
  10. Poco qué decir, más que me atrapaste con la historia. No sé si era tu intención, pero, al menos en mi caso, la sensación del robo al ladrón la sentí como si hubiera sido conmigo.

    ResponderEliminar
  11. Muy sugerente, muy cercano, suerte que lo acabaste. Bueno, hasta pronto, te voy leyendo.

    ResponderEliminar
  12. Me gusta mucho esta historia :D
    por cierto , por muy osado que sea uno hay que tener mucho cuidado con el mar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Muy bonito, lo que mas me ha sorprendido es la condición humana del ladrón, ese sentir remordimiento por las malas acciones, esto me recuerda que las personas por muy malas que parezcan guardan álgo de bueno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que detrás de lo uno escribe siempre hay un algo que lo inspira... Quién no ha sido ladrón?
    Victima muchos... pero ladrones... Nos cuesta confesarlo.

    Mi punto es: 1. Tus palabras evocan cosas… cuando te releo rebusco y creo imaginarios de lo que buscabas y tu intención al dar un tema, te imagino luego de tu jornada sentado enfrente de tu pantalla y evocando aquel momento que viste, o a aquella persona que te inspiró y creas con unos párrafos un universo solo para ti.
    2. Creo que en este caso tu fuiste el ladrón de una historia no contada o mejor de una historia aún no sucedida o de pronto, el confesor de algo, en cuyo caso además de ladrón estarás delatando a alguien?....

    ResponderEliminar
  15. ESCRITOR UNIVERSAL PORTUGU�S SUPERIOR: CRISTOVAO DE AGUIAR.

    �l, tambi�n, ha traducido a portugu�s la abundancia de naciones por Ad�n Smith.

    Lhe han concedido varios premios.

    No olvidarte del nombre de este gran autor, t� oir� hablar de �l pronto.

    Gracias por tiempo del gasto en cultura universal.

    Agradece por visitar

    ResponderEliminar
  16. Qué historia tan pintoresca, sobre todo por el principio, aunque de un romanticismo exquisito. Mis más sinceras felicitaciones por el relato, qué bonito.

    ¿Dónde está tomada la foto? También muy apropiada para acompañar el texto.

    ResponderEliminar
  17. Es curioso, de repente tu relato me ha llevado a muchas situaciones mías o vividas de segunda mano donde “el robo” ha tenido como consecuencia la propia pérdida… es increíble como se puede asociar lo que nos cuentas a tantas y tantas vivencias…

    Cada momento nuestro ante el mismo estímulo genera necesariamente diferentes respuestas, y tu historia, en el fondo hermosa y tierna, me ha llevado a historias turbias, confusas, donde si bien la semejanza es posiblemente ninguna, es el mismo el trasfondo, y la misma la moraleja…

    ResponderEliminar
  18. Que relato! es exquisito en historia y en palabras.

    Amigo le encuentras sentido a describir imagenes que se palpan con la riqueza de tu palabra.

    Siempre lo he dicho las palabras que escribimos son una extension de nosotros mismos.

    Una maravilla.
    abrazos

    ResponderEliminar
  19. El mar bravo, la mujer triste y al hombre le robaron el corazón para ya no recuperarlo.

    ¡Bravo!, en pocas líneas algo maravilloso.

    ResponderEliminar
  20. uffff...me dolió y esto significa que me gustó, que lo sentí.
    Deveras que me dolió.

    Mi cariño.

    ResponderEliminar
  21. Excelente relato, y sobre todo original y de vivencias personales en algunas ppartes como la de el Café Goathemala.

    Bueno y antes que nada un saludote para vos y gracias por las visitas y tus comebntarios.

    Lo de el ladrón, me recordó una lectura que hablaba sobre el por qué una persona lo hace: "la primera vez que roba se asuta y piensa que todo mundo lo vió. La segunda vez se siente mejor y ya no se pone tan nervioso, y la tercera vez que roba, le gusta y se acostumbra.

    Interesante lo que dice Mónica, que a pesar de todo una persona que es ante los ojos nuestros mala, pueda tener algo bueno, sobre todo retractandose de algo o tratando de escuchar esa voz de la conciencia que te ayuda a enmendar las fallas.

    Saludos hasta España, un abrazo fuerte hermano.

    ResponderEliminar
  22. Hermoso e inquietante relato, Goathemala, y sorprendente final.Llega uno a simpatizar con el protagonista masculino...

    Y esa descripción del humo del café envolviendo el rostro de la chica ha sido increíble, ealmente sugestiva.

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Qué manera de manejar los personajes...
    Tus escritos son pinturas... Un verdadero placer leerte!
    Bueno, te traje...algo...
    El souvenir del cumple...qué glamour!! :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  24. Eso si que es ir por lana y salir trasquilado!

    ResponderEliminar
  25. Créeme Goathemala. Conseguiste que me sintiera como él. Que vacío tan terrible cuando ella se fue.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. me dejaste sin palabras... ¿qué se le puede agregar que adorne esa maravilla que has escrito????

    estoy mejorcita, vine a darte las gracias por tus ánimos y me has regalado algo invaluable: GRACIAS

    un besito!

    ResponderEliminar
  27. Frustrado? no lo creo..."Esta vez, le habian robado a �l", algo que sin preguntas habr�a dado sin pensar.

    Saludos amigo. Muy lindo relato.

    ResponderEliminar
  28. Maravilloso relato...es un placer como siempre leerte...y para cuando escriebes un libro con una buena tram? o ya lo hay? saludos

    ResponderEliminar
  29. Merece la pena robarle un poco de espacio a este tiempo que cada vez nos lo recortan más para entrar a visitarte. La merece por las palabras que se encuentra uno en tu cuaderno, por la brisa del mar que se filtra por entre sus líneas...

    Salud

    ResponderEliminar
  30. Jcab, sí. Como dije lleva años dentro de mí el comienzo. Espero poder conocerte pronto.
    Saludos.

    SCD , cosas que pasan. Saludos.

    reikiaduo ¿y ahí acaba la historia? Algo más podrá hacer ¿verdad? Saludos.

    Noxeus, no es necesario que comentes amigo. Digamos que ya creo tener arraigado el hábito de escribir. Salga bien o mal, me divierto y lo bueno es que no me lo cuestiono. Si pensase mucho por qué escribo, que me mueve, creo que dejaría de hacerlo. Abrazos.

    Zel, ¿cercano?Al escribirlo pensaba precisamente que era algo muy distinto a lo que solemos vivir. Aunque,, la forma en la que le impacta el dramatismo y la belleza de la chica y la impasibildad de detener el tiempo, eso, sí que creo que es muy común. Gracias y bienvenido/a.

    Victoria, gracias. Eso del mar me lo dice mi esposa una y otra vez pero ya ves que soy duro de mollera. Saludos.


    Mónica, efectivamente. ¿Cómo reaccionaría una persona que roba un auto al percibir que se lleva dentro algo mucho más valioso como el cadáver incinerado de una persona. Hacerlo creíble era lo realmente complicado; debía ser un ladrón "especial". Saludos y gracias.

    Rafico, la facilidad con la que uno se enamora y conmueve por otro ser, en especial cuando su corazón está deshabitado. Por lo demás amigo:

    1.- Suelo escribir a lápiz, muchas veces en la cama mucho antes de dormir. Muchas de esas notas se pierden para siempre, algunas se entrelazan a otras y forman textos más largos que pueden acabar en relato. Con lo que más disfruto es con la enorme permeabilidad de temas que me suscitan interés.
    2.- Esta vez no hay nada mío en este relato, es por entero fruto de mi imaginario. En ciertas ocasiones estuve cerca de delatar a alguien. Esta vez no.

    Abrazos.

    Lapa , gracias te agradezo la sugerencia ¿pero esres tú o es la recomendación de un tercero? Saludos.

    Ulyses , hola amigo. La foto es de Jávea y está tomada este pasado mes de agosto. No me llevé trípode, la luz era escasa y salió un poco movida. Para corregirlo la pasé a blanco y negro y le aumenté el ruido (granulosidad). Saludos.

    Mia, muchas gracias. En el fondo los humanos no somos tan distintos. No es extraño que encontremos analogías. Saludos.

    Cromatica , gracias amiga. Le hurté al ladrón la posibilidad de afianzar el romance pero quise hacer un trasfondo intensamente romántico, parejo a la desazón que le corroía.

    Pirata Cojo , muchas gracias Pirata, es motivo de orgullo que te guste. Abrazos.

    Clarice Baricco , gracias Clarice, no imaginas como me halagas por todo lo bien que tú escribes y lo que entiendes de literatura. Saludos.

    Roberto Lone, como he resaltado antes quise poner la dura imagen del arrepentimiento cuando la chica abraza la urna y él no puede moverse porque nunca imaginó que se pudiera querer tanto. Si esto fuera así, el ladrón estaba falto, muy falto de afecto. Un saludo, amigo.

    Calle Quimera , el final se me ocurrió al final y nunca mejor dicho. Iba a quedar muy abierto pero de esta forma queda como anclado al inicio con un segundo robo. Un robo espiritual, mucho más doloroso e incalculable. Gracias y saludos.

    Ferípula , gracias Ferípula y felicidades de nuevo. Un añito más. Saludos.

    Lady Zurikat, :-) Exactamente eso. Otro robo pero más doloroso. Saludos.

    Tanhäuser , podría ser porque lo experimentáramos en algún momento, gracias, un abrazo.

    Luego continúo, estoy sin tiempo.

    Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  31. Uy... que todo se paga en esta vida. Dicen...

    Interesante escrito, más aún, como partes escribiéndolo. Una mezcla de implícitos y explícitos.

    Muchos saludos Goathemala.

    ResponderEliminar
  32. ¡Qué rápidamente, a veces, nos roban nuestro corazón...! Un relato delicioso y muy medido. Te felicito. Besotes.

    ResponderEliminar
  33. El peor de los robos le sucedió a este ladrón; aquí no aplica que ladrón que roba a ladrón...porque ni 100 años le serán suficientes para lamentarse de su pérdida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Sí, le habían robado y, para colmo, su tesoro más preciado, el corazón...

    Me encantan tus relatos, es como estar allí, dentro de ellos.

    Dos abrazos

    ResponderEliminar
  35. Esa experiencia existencial le hizo poner atencion ''Al camino y no a la destinaciøn" Y lo hizo vulnerable...

    ResponderEliminar
  36. Woww!! El café, el mar, las cenizas, y el final de verse sorprendido por un robo siendo él un ladrón.

    ¡¡exelente!!

    Y que incoherente mi comentario por cierto.

    Me quito el sombrero, con esto mi querido Goathe.

    Ciao.

    ResponderEliminar
  37. Está claro que esta escena es sólo el principio, porque ella se toma el café con mucha sabiduría. Me parece una escena de las películas de cine negro de los cuarenta. Seguro que sólo es el principio.
    Magnífico relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Azul , me alegro de que te gustara y también de que mejores de la gripe. Saludos.

    CHC , gracias me alegro porque como dije me obligué a terminarlo y nunca supe como podía haberme quedado.

    A moonclad reflection , gracias. ¿Un libro? Creo que carezco del tiempo y de la técnica para hacerlo pero quién sabe en un futuro. ¿De qué te gustaría? Gracias y saludos.

    Charles de Batz, como siempre amigo tenemos analogías. También tengo poco tiempo. Gracias por tus palabras, sabes que te aprecio mucho.

    Sofía, ya sabes amiga que lo simbólico es muy importante para mí. Saludos.

    Isabel Romana, gracias, sí. Creo que es muy medido.

    Gabriela Monroy Calva, su robo fue el peor de todos. No se recuperaría fácil. Gracias.

    Trini, gracias, saludos de los dos, amiga.

    Enmascarado, paseamos nuestra vulnerabilidad ocultándola, la de él quedó expuesta. Gracias.

    La Filistea, para nada incoherente tu comentario, gracias.

    Marlu, cuando escribo leo mucho los textos para pulirlos. Terminados los abandono y casi me duele releerlos pero efectivamente creo que tiene algo de cine negro. Y quien sabe, quizás con un poco más da para cortometraje...Gracias.

    Gracias a todo, saludos.

    ResponderEliminar
  39. Preciosa imagen :)

    Gracias por los ánimos!

    ResponderEliminar
  40. Que bello amigo!
    y, de ladrón a ladrón, uno siempre roba lo que no debe y siempre nos roban lo que más duele.
    Abrazo
    Giuseppe

    ResponderEliminar
  41. Fabuloso como siempre. Gracias por compatir con nosotros el relato. Por cierto muy bonita la foto que tomaste.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  42. acabo de encontrarme con este blog y santo cielo es tan interesante. Es cómo una tarta, como una pizza cómo la comida mas rica.

    ResponderEliminar
  43. El cazador cazado, el ladrón robado.
    Vaya pues mira que así me siento yo.
    Me agarre el relato a lo personal.
    Pero hoy prefiero ser el acantilado.

    ResponderEliminar
  44. Tan hermoso..., que leo, releo y como no encuentro un comentario que pueda equipararlo, permanezco en silencio y luego me digo... qu� caray!! Que al menos sepa que has estado y le has dejado una sonrisa, o un beso... :)

    ResponderEliminar