11 de octubre de 2007

UN INSTANTE RELAJADO DE VACACIONES

Me guarezco del sol con una higuera de frutos rezagados, descalzo sobre menudos guijarros blancos. La silla de madera contra la intemperie, la mesa de aluminio pulido. Un manantial canturrea entre frutales, buscando mayores cauces, soñando al mar. Escribo a lápiz. Una hormiga explora mi cuaderno, se detiene un segundo en la palabra que la nombra y prosigue su camino más allá de los dominios del grafito. Imagino el estupor que le habrá causado el desierto blanco con cuadriculas azules, extraño lugar sin alimentos pero con trazos de fino carbón.

Cortesía de la dueña de la casa rural, paladeo un copa de vinho verde branco que convierte mi paladar en una fiesta. Las papilas gustativas recorren raíces, surcan grosellas, acercan frambuesas, ofrecen género de las tierras umbrías: brezo, heno, eucalipto.

Escucho un golpe seco. Una manzana cayó al césped. Me divierto recordando a Newton. Caminaré hacia la fruta y será mía. La ley de la gravedad además de toda su ciencia también indica que su sabor es óptimo.

Arcos de Valdevez, Portugal. 03/09/2007

--------

Ahora que carezco del ocio que tenía el pasado año por estas fechas y que siento la intranquilidad como una nueva moneda a la que debo acostumbrarme, quiero traer este escrito de mis pasadas vacaciones como señal de relajación y símbolo de una vida más placentera.

Foto propia, el lugar donde lo escribí está detrás de este exiguo manantial.

33 comentarios:

  1. ¡Qué bonito escribes!
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Alemamá, muchas gracias. Cada vez me gusta más escribir. Es adictivo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Bellas letras amigo Goathemala.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. ES bueno buscarse en otros tiempos.
    Es bueno no perder de vista nuestras mareas.
    Una hormiga...
    eso somos en la inmensidad...
    Y tal vez otro nos mire,
    mientras intentamos otro camino.

    Fuerza para esta etapa!
    Y relajación, confianza... esperanza.
    Un besito...y te invito a escuchar "Las dos campanas".

    ResponderEliminar
  5. Pocos rincones son tan amables como la sombra de una higuera, pocos momentos tan venerados como los que uno recuerda cuando la "intranquilidad" le rodea...

    Te traeré un "regalo" de mi viaje, un "apunte" del lugar que más paz me regale... para que te sirva cuando necesites tranquilidad, y recuperar la paz que el día a día nos aleja... :)

    ResponderEliminar
  6. Gracias, no sabes cuanto me he relajado en tu relato. También he estado muy pero muy ocupado y este momento fue como un viaje placentero. Realmente me transporté. Comprendo lo de la adicción, pues en este momento de mi vida quisiera escribir mucho y no tengo tiempo; creo que estoy hasta ansioso!!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Qué paz respiraban tus líneas, Goathemala... Realmente es necesario a veces darle a rebobinar y retomar escenas como estas, que supongan un oasis en el ritmo acelerado que todos llevamos.

    Precioso texto, y no menos bonita foto. Besos.

    ResponderEliminar
  8. goathemala, ese país tuyo de vacaciones es atractivo, y como esa hormiga me sentí siendo parte de tu relajo. reconozco en ese muro de piedra esta tierra que me recibió hace ya cinco años, con más que lindos rincones, maravillosos tempos para guardar en un cuaderno.

    saludinhos

    ResponderEliminar
  9. el borboteo del agua,ese hilillo transparente de vida,el verde de las hojas y de tus palabras...sin quererlo me he asomado por encima del hombro a curiosear lo que escribes...
    un fuerte abrazo y relájese

    ResponderEliminar
  10. Hermosas letras, hermoso lugar...

    Gracias
    Un abrazo a ésta frondosidad

    ResponderEliminar
  11. PARA TI ES ADICTIVO ESCRIBIR Y PARA NOSOTROS UNOS ADICTOS A LO QUE ESCRIBES TU, ABRAZOS BOLIVIANOS

    ResponderEliminar
  12. Tus letras reflejan el estado de tu espiritu.
    Buena Onda mano por compartir la Paz.

    ResponderEliminar
  13. Ay mi querido Goathemala, que delicioso momento reflexivo me dejaron tus letras, ni que decir de la nostalgia de encontrarme en un momento asi a la sombra de un buen arbol (tropical) poniendo sentidos a marchar en la frescura del momento.

    Abrazos y mis deseos que este fin de semana te encuentres un momento asi.

    ResponderEliminar
  14. El sentido que más nos ayuda a evocar y a recordar es el sentido del olfato, y el sentido del gusto, como todos sabemos, está formado mayoritariamente por el olfato. Resumiendo, que todos hemos paladeado ese vino y el relax que le acompaña. ¿Por qué es sentido del olfato es mudo? ¿Por qué para describir el gusto del vino hablamos de frambuesas, heno...? ¿Por qué siendo mudo evoca tanto?.
    Y para la ansiedad no te digo nada, total, yo con la pasiflora y la melisa voy tirando.
    ¿A qué huele la ansiedad? ¿Y la prisa?.
    Por cierto, a mí el olor de las higueras también me gusta, y la tranquilidad que trasmite tu escrito también. Muy logrado. Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Como para no inspirarse en ese manantial pero no nos engañemos, a muy pocos se les hubiera ocurrido este post tan magistral.
    Gracias por compartirlo, es un placer leerte.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  16. ¡Que manera de escribir! ¡felicitaciones!
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Pues ni te imaginas como me ha serenado tu texto, y, es que para eso, tus escritos se las pintan solos...

    Dos abrazos

    ResponderEliminar
  18. Me disculpo ante ti,he cometido un error. Respondiendo a un comentario deG.ruiz en nuestro último post, me vino a la cabeza tu último artículo y no pude evitar recordar la imagen de la hormiga en el papel. Y es que me encantó.El error es que te tomé a ti por el y a el por ti,vamos un descuido tonto.Lo siento.Salud¡¡¡.

    ResponderEliminar
  19. ¡qué buen refugio!

    ResponderEliminar
  20. Yo no creo que sea cierto lo que dices, cuando afirmas carecer de ocio. Mi pelo blanco y mi calva escondida bajo el sombrero me susurran otra forma de ver lo mismo y deduzco de mis susurros que lo que ocurre es que administras y gestionas tu ocio de forma diferente.
    Siento en la piel, algo que me eriza los pelillos, cuando adivino que sin ocio mi amigo, no viviría.
    Me equivoco?

    ResponderEliminar
  21. Por mi parte tambien la intranquilidad es moneda corriente. Ya me dan ganas de emular a mi abuela lanzando cuchillos o clavando ropas a los escritorios, y porque no hasta un cariñoso sopapito. De Vacaciones ni hablar. Ni con que pagar agregaria, salvo el caso de mandar a todo mundo al carajo, e irnos de mochileras con Lizzie, ella al menos iria meneando la cola con mucha elegancia.

    ResponderEliminar
  22. Por cierto, le escribi a Ale, en Africa, pero quizas este ocupada, o la conexion alla sea a bateria, Dios sabra. Le conteste acerca de su pregunta del Che Guevara, pero ni bola.
    En caso que te la de a ti, con un buscador cualquiera puede entrar al diario Clarin y ver un especial multimedia acerca de el, y buscando Editorial Perfil un libro con los ultimos dias. Eso si, sin la version verdadera de su muerte. En la oficina casi matan al que interrumpio cuando la estaba contando.

    ResponderEliminar
  23. Dilicioso Portugal...
    Precioso, Goathe, me ha encantado. Y he disfrutado como una enana con "el ladrón y la Viuda".
    Tienes un estilo delicado, ágil, como gasa movida por el viento. Impecable. Te felicito.
    Un abrazo desde la Enterprise.

    ResponderEliminar
  24. Buf, no veas lo relajado que me siento al haberte leído, me has recordado los tiempos en que era niño y me gustaba estar en el jardín estudiando o leyendo.

    Aquellos tiempos de felicidad y sin preocupaciones, y encima disfrutando de cada cosa que nos regala la naturaleza: la compañía de los animales, el calor del sol, la belleza de las plantas...

    En fin, gracias por este kit-kat de paz y serenidad que nos has transmitido, tus redacciones son un deleite.

    ResponderEliminar
  25. Lo que os ha pasado a vosotros los españoles es que con la bonanza económica habéis ganado muchas cosas, pero perdido la siesta. G.

    ResponderEliminar
  26. He ahí el prodigio de la memoria: si necesitas viajar, cierra los ojos...

    ResponderEliminar
  27. ¡Como adoro Portugal! ¡Como se saborea un vinho verde branco, frio, como aperitivo, con almendras o aceitunas! ¿Y las higueras?...Sus frutos tienen para mi, en el paladar, un aroma especial que no se describir aunque llevo intentándolo hace tiempo,a veces creo que me recuerdan el buen tabaco de pipa, pero no lo puedo asegurar...

    ¿Y tus escritos? En este caso es relajante, te emplaza en la belleza de las palabras y en la belleza de la naturaleza...

    Gracias por lo que transmites.

    ResponderEliminar
  28. Ts relatos tienen tanta riquezaq que ahora me hacen apenarme de lo q jamas sere y enorgullecerme de haberte conocido y leerte...saludos, amigo mio

    ResponderEliminar
  29. Ahora escribe sobre esa hormiguita. Creo que puedes contar más, inventar o decir su destino.

    Siempre es lindo recordar vacaciones placenteras y dejar la memoria escrita.

    Gracias por compartir.

    Abrazos chico.

    ResponderEliminar
  30. Muchas gracias por sus comentarios, les respondo en grupo ya que prefiero aprovechar el poco tiempo que dispongo en visitar sus espacios.

    Creo que el disfrute de la ociosidad es aquello que nos queda de los juegos infantiles cuando nos hacemos adultos. Yo, como seguramente todos ustedes, anhela la llegada del fin de semana, la ruptura con los horarios y las imposiciones; entiendo los días laborables como un gran paréntesis que se superpone a la vida real, aquella que me aleja de la oficina y cuyo tiempo poseo y planifico. También el trabajo tiene su lado bueno - en especial el práctico – y precisamente uno de los retos es encontrarlo y aprovecharlo. Pero cuando uno está circunspecto o tenso nada mejor que recuperar un escrito de vacaciones para recordar la existencia de otras realidades.

    De nuevo, gracias por los comentarios. Un fuerte saludo.

    ResponderEliminar
  31. Es imposible no inspirarse con vino y paisajes como esos.

    Solo te falto el cigarro. ¿O yo por viciosa es que te lo digo?.

    Chaludos.

    ResponderEliminar
  32. Hola!
    Si así te inspiras cuando estás de vacaciones, deberíamos pagarte un salario de por vida para que solo te dedicaras a escribir. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  33. El quid está en hacer justo lo que acabas de hacer: atesorar pequeños instantes para luego desplegarlos con ayuda de la memoria, revivirlos trazo a trazo y hallar un poco, un deje de esencia que permanezca en los apuntes tomados en su momento..., de ese algo que nos da paz y sosiego. Respira..., puedes oir el agua? Un beso destilado a gotas, Goathemala...

    ResponderEliminar