29 de octubre de 2007

El viaje al futuro del hidalgo misterioso

Esperando ser descubiertos, en una húmeda cueva de Toledo, unos legajos se descomponen.

Detallan el formidable viaje que realizaron a nuestros días tres hidalgos y del cual nada más retorno uno. En secreto se hicieron los planes y en secreto se destruyó el artefacto cayendo todo al olvidó pues aunque esperanzadores fueron los resultados, cierto rumor llego a quien no debiera y los brazos de la Inquisición eran largos y sus orejas estaban por doquier. El artífice de la idea, Juanelo Turriano abandonando todo el proyecto, se dispuso a diseñar su hombre de palo, maquinilla sorprendente pero inocua a ojos inquisitoriales. Antes exigiría al hidalgo que le describiera por escrito y sin mencionar nombre alguno todo lo visto en su corto periplo por si la ventura abría unos tiempos mejores en los cuales estos inventos no fueran considerados demoniacos.

No sabemos cuanto tiempo más perdurarán estos pútridos papeles en descomponerse del todo. Mirados a día de hoy y esforzando un poco la vista quizás podríamos salvar las siguientes frases.

"Sepa vuesa merced que no me fui a la esquina a atorarme de vino e inventar fabulaciones (ilegibre) la empresa que decía sin riesgo ha salido muy riesgosa ya que quedé yo conmigo mismo y vuesa merced escabullo dos cristianos en la negrura de los tiempos, haga sus calibraciones para traerlos (omito el insulto).

La villa la pueblan más unos carruajes metálicos guarecidos que los ciudadanos. No tienen animal ni bestia que tire de ellos que no sea un mozo o moza que en su interior aferra una rueda pues los que se mueven lo tienen y los quietos no. Son harto ligeros y ronronean (carcomido)

Las escasas personas que no montan este ingenio parecen escapar de la guerra de tan rápido caminan. Tienen alto el talle, la tez lívida de no conocer sol ni faenar los campos, van furibundos sin atender a saludos, no visten sayas, calzas ni capas sino ropajes extraños en los que no es fácil distinguir al señor del vasallo. Son pocos los barbados, menos los mendigos, por contra las damas son numerosas y tan desenvueltas y juiciosas que intimidan y, créalo, las hay que visten como varones. No vi jumentos, ni bueyes, ni chinches, mas sí gatos orondos y, extraña cosa, perros amarrados de cadenas que son paseados.

No existen huertas dado que toda la superficie de la villa es de materia negra para uso de los carruajes pues si uno la ocupa es imprecado de inmediato por ellos armando gran estruendo como de quejido de puerco en matanza. El idioma es el mismo y no lo es al mismo tiempo. Se grita más que se habla (manchado)

Traigo como presente un minúsculo cofre con números arábigos que debe ser cosa preciada por la oposición que se me puso al requisado puesto que tuve que mostrar mi puñal florentino. Los hay que le hablan y si lo observa con detenimiento vera preciadísimos colores como de gemas y las caracteres NOKIA cincelados con donosura".

Hasta aquí el primer pliego. Queda más pero la vista se me cansó y esto va quedando largo. Hay quien dice que aquel hidalgo murió al poco con las vísceras trastocadas, Juanelo asegura que se hizo rico aprovechándose de algo que vio y no quiso escribir y que se marchó a Flandes o a Cuba. A saber.

31 comentarios:

  1. La foto es de Nahuyaca y mía. Tomada este verano.

    Me lo he pasado muy bien escribiendo este texto. Le tendría que haber puesto más tiempo pero como esbozo o pincelada me conformo.

    Por cierto, Juanelo es un personaje histórico y el Toledo existe una calle llamada el hombre de palo en homenaje al artificio de madera que construyó y podía andar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. paso a tocar tierra..volveré a leer todo.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sole, gracias, después de unas densas historias me gustó entretenerme con este disparate.

    --
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Corre, trata de recuperar esos legajos que nos estás mostrando, "la máquina del tiempo en versión Inquisición" y no dudes en sacar de su funda el portátil y golpear en la cabeza al que te los quiera arrebatar.
    La panorámica es realmente preciosa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola Goathemala.

    Muy curiosa y divertida historia.

    Sí, así nos verían los desafortunados hermanos del pasado que lograran llegar hasta este "ahora".

    Estaría bien que lo continuaras. ¿No te seduce la idea?

    Por ejemplo, la relación con teles y Pcs sería digna de leer...

    En tus manos queda.

    Abrazo intemporal.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena y divertida historia... yo tambien opino que es excelente candidata a tener segunda parte.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  7. Unjubilado, ¡voto a bríos! que no me quitarán nada. Gracias.

    El secretario, no sé. Lo hice el sábado por la mañana para despejarme un poco y probar cosas nuevas pero me da que me decidiría por otro tipo de literatura. Cualquiera sabe. Pero gracias, muchas gracias.

    --
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. SCD, ¿sí? bueno, quién sabe. Lo mismo el hidalgo permanece vivo aún en nuestros días. Gracias.

    --
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. La vida está salpimentada de casualidades, de más de las que podamos creer, y esto ante lo que me encuentro es una de ellas.

    Me explico. Este pasado fin de semana cenaba con un amigo que había vuelto de pasar unos días en la mágica ciudad de Toledo y en eso de contar anécdotas, historias y leyendas del lugar dimos en hablar del "hombre de palo que tu mencionas", preguntándonos cuánto de él había en el nuevo Prometeo de la Shelley, o en el terrible Golem... quizá, pensamos, es como ocurre con otras mismas cosas un elemento que por esos misterios del devenir histórico, se ha hecho propio de todas las culturas... ¿cómo? ¿porqué? vaya usted a saber... Y es que en cierta manera, si hacemos caso a las mitos que diseñaron nuestra propia cultura, nosotros también somos como ese hombre de palo, el golem o el Prometeo decimonónico: hechos a base de barro y aliento para vagar por el mundo sin saber muy bien porqué.

    Se que me desvío quizá un poco del tema de tu anotación, pero es que como se dice vulgarmente, la casualidad me lo a puesto a huevo.

    De cualquie manera, sobra decir que he disfrutado de su lectura y que espero, esperamos estoy seguro, que esto no sea si no la primera parte de algo más extenso...

    Salud

    ResponderEliminar
  10. Charles de Batz, amigo, abres unos grandes interrogantes que me llevan directo al homúnculo de Paracelso, a la posibilidad de crear vida no gestativa. Un juego de dioses nunca abandonado por nuestra especie y prodigado en todas las culturas, puede que como anhelo humano o también, como dices, como representación simple de nuestro desarraigo.

    Nuestro hombre de palo parece que fue un ingenio que podía dar algún paso y estirar una articulación
    como en ademán de solicitar limosna. Supongo que en el imaginario de aquella época dirían exagerándolo que caminaba y podía hablar.

    Así y todo el gran invento de Juanelo fue un sistema articulado que podía remontar las aguas del Tajo hasta la ciudad, donde el desnivel supera con holgura los cien metros.

    El hombre de palo tiene una estrecha y populosa calle dedicada muy cercana a la catedral.

    Otra de las casualidades que surgen entre nosotros. Cuando unas entradas atrás me mencionabas al río Leteo me aluciné. Porque para mí es un símbolo que empleo mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Inquisiciones siempre habran, especialmente con espiritus inquietos y soñadores de dia que pueden cambiar los rumbos de la historia.
    Me encanta tu estilo, me recuerda a Saramago.
    Ojala que Juanelo se va pa Cuba y asi nos queda en la vecindad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. EL ENMASCARADO, gracias Juan pero esto fue un mero entretenimiento de fin de semana. Me gusta imaginar y arrancarme a crear cualquier cosa que salga.

    --
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Me gustó (mucho). Como ciencia ficción que arranca en el pasado para llegar a nuestros días.
    Queremos más !!
    :-)

    ResponderEliminar
  14. Una se las ciudades mas bellas que he visitado y como traída de mis propios sueños fantásticos, es Toledo. Es una ciudad que nunca voy a olvidar, pero de la cual jamas voy a estar 100% de que la anduve o la imaginé.

    Lindo cuento. Me gusto el final, muy chapin "A saber".

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Goathemala... Muy buena historia!!! ;) Saludos!!!

    ResponderEliminar
  16. Lo que me reido con la descripcion de la vida actual, solo le falto entre los gatos orondos, poner a Lizzie lamiendose la pata!
    Ella ama ser personaje. En cuanto al cuento confieso que he hecho caso de su consejo y le cambie el nombre, aunque no estoy muy inspirada para ello en estos dias.
    Y los personajes, je, son mi familia. Algun dia tal vez cuente que fue lo ultimo que la leyenda, o sea Nelson dijo de mi.

    ResponderEliminar
  17. Vaya historia! que te has divertido en grande describiendo en el pasado lo que es comun en estos dias!

    Que bien! y que tal una segunda parte???

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. NOKIA!!!!

    Qué genial!
    Voto por la segunda parte, como dice Cromática... a ver?

    ResponderEliminar
  19. Las piedras, las piedras, maravillosas piedras...

    Lagajos, viejas historias, bellas imagenes...

    Los sueños.

    Poder leer lo que otros soñaron

    Gracias y felicidades por el cuaderno

    ResponderEliminar
  20. No hay nada como eso q no se enchufa ni se conecta a internet...pero son males necesarios...me encanto la historia...un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Mis ojos han estado lejanos de tu sitio, me he perdido en la frondosidad de tus imágenes de vez en vez, mas hoy me encuentro con este escrito, lo veo, lo leo, lo vuelvo a leer, y ahora sólo puedo mencionar... ¡Qué genial sos para escribir!


    Un saludo.
    Hasta luego.

    ResponderEliminar
  22. Me ha encantado como he volado de la mano de tu maravillosa imaginación. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  23. O sea, que el "hombre de palo" en realidad era una máquina del tiempo...

    Estupendo relato. He disfrutado leyéndolo y, espero la continuación.

    Dos abrazos

    ResponderEliminar
  24. Pero bueno, qué historia tan ingeniosa... Cuando leí lo de los caracteres Nokia no pude evitar la carcajada.

    Coincido con otros en que merece continuación. Aún quedan legajos, ¿no? Pues hala, no seas vago.. De verdad, merece la pena.

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Descansa la vista y al tiempo continua con esta magia. Leenos por favor.... Salud¡¡¡¡
    Pd:Opino como SCD.

    ResponderEliminar
  26. si te digo que me ha encantado me quedo corta,, gracias!

    ResponderEliminar
  27. Llevada por la curiosidad me acerco de nuevo a tu casa a ver de dónde veía el "soplo", y acabo de leer el comentario de mi compañero. Pues..a lo que se refería con ese "léenos por favor" era a que, tras descansar un poquito la vista, continuaras leyéndonos los legajos que mencionabas al principio de tu historia... :-)

    De todas formas, me alegro de que hayas interpretado de otra forma sus palabras y te hayas acercado a la Calle, porque tu comentario ha sido espléndido.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  28. Absolutamente delicioso goathemala, y desde luego que Juanelo existió, y no sabes cuanto me ha hecho reír el que hablaras de él, verás, he de reconocer que no conocía su existencia, y por tanto mucho menos su valía, pero hace unos 3 años que se informatizó la asistencia sanitaria aquí en Castilla la Mancha, y nuestro programa de trabajo se llama "TURRIANO", eso de no concoer ni remotamente de donde venía, despertó mi curiosidad, y me puse a indagar sobre la vida y la obra de tan insigne personaje... y realmente, empiezo a creer que todo eso que aquí nos cuentas... fue también solo una parte de su existencia, de su verdad ;)

    ResponderEliminar
  29. Está sensacional...me has traido a mente tiempos pasados...cuando reliazaba lectura y transcripciones de legajos del Archivo de la Catedral de Jaén...estuve trabajando (para mi no-claro- para mi profesor de Historia Moderna) sobre la Causa Criminal en el siglo XVI-XVII) fue duro empezar pero más duro dejarlo....un abrazo paisano

    ResponderEliminar
  30. Hola a todos, la verdad es que fue uno de esos escritos que uno se hace por el mero gusto de divertirse, de imaginar situaciones y reírse con ellas. No oculto que estoy muy sorprendido con lo que ha gustado este disparate. Habrá segunda parte, supongo.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  31. Realmente me divertí mucho con este relato. Sí que es un disparate, jajaja.

    Besos amigo.

    ResponderEliminar