18 de enero de 2007

LA SIMA II

- ¿Esprolo qué?, preguntó el subordinado.

- Espeleólogo, se dedican a meterse en cuevas, dijo socarronamente el inspector.

- ¿Y qué con eso?

- ¿Como?

- Sí, que para qué hacen eso, que no veo la necesidad de buscarse problemas y buscárselos a los semejantes.

- Bueno va, deja. ¿Qué sabes del alcohólico?

- Coma etílico y picaduras de zopilote en el gaznate.

Aparcaron el carro entre unos arbustos cerca de la sima instantes antes de que el equipo de especialistas descendiera a ella. Pascual Ramírez, el mejor espeleólogo del país, acompañaba al más valeroso bombero y a dos espeleólogos militares.

El inspector se acercó a la hondonada casi infinita. Sus ojos no se le volvieron oscuros pero si se le aceleró el pulso y quedó con una amarga sensación de fermentaciones vegetales.

- Hay que ser menso, válgame Dios meterse ahí. Dijo a su espalda su subordinado.

- Venga, vamos a dejarles trabajar, enciende un pitillo.

Recordaba el inspector la tarde que ayudó a su compañero a escapar de los aledaños de la mara 18 justo antes de que su cuerpo apareciera demasiado tatuado y su cerebro demasiado enjuto y como apareció ante su puerta, meses más tarde, pidiéndole oficio. Le complacía verle fumar ahora, hecho un hombre responsable, a pesar de las tremendas ganas que le daban de arrebatarle el cigarro y dar una calada. El tiempo todo lo cura hasta la adicción a la nicotina, meditaba apretando el puño; todo lo esculpe, todo lo arrasa, somos polvo de maíz suspendido del tiempo.

Esas ensoñaciones poéticas acabaron siendo frecuentes en el inspector desde que se prodigaba en leer a escondidas poesía. La lírica fue su refugio para escapar de la depresión y fiel a la cita, cada mañana, junto al primer café declamaba versos o visitaba algunos lugares por la red. Era su secreto, mejor guardado, temía ser descubierto por sus compañeros y ser objeto de burla.

Horas más tarde izaban el macilento cadáver de Barn, el inspector lo tapó de inmediato y preguntó a Pascual Ramírez.

- ¿Cómo estáis?

- Bien, jadeo.

- ¿Y el agujero?

- Ya son muchas cuevas las que llevo ¿Sabe que cosa es común a todas menos a esta?

- Dime Pascual.

- El silencio. Siempre nos oímos el corazón y eso nos gusta pero en esta sima se escuchan sonidos extraños. No me gusta, por algo está inexplorada. Además, abajo hay más cuerpos.

- ¿Cómo?

- Inspector, usted sabe bien de que puede tratarse, la guerra no es tan antigua. Fue fácil encontrar al danés porque los demás son esqueletos quebrantados.

Mientras manejaba hasta la capital el inspector sentía remordimientos. Durante muchos años la guerra le parecía tener un eco lejano como de otro país. Él estaba ausente de esa realidad, estudiando, ampliando conocimientos fuera, divirtiéndose.

Ya en su oficina de la municipalidad recibió la llamada telefónica de D. Aurelio, médico adjunto del Instituto Forense.

- Inspector...saquemos tiempo y nos tomamos ese cafecito que me debe. ¿Ok?

- Cuando quiera D. Aurelio.

- Bueno, como sabes te llamo por la autopsia de Barn Vejle, ciudadano danés que tuvo la nefasta ocurrencia de explorar sólo. Salvo algunos estragos de insectos y alguna mordedura por determinar, puedo afirmarte que su muerte fue de infarto agudo de miocardio.

-¿Un deportista?, replicó el inspector.

- Será lo que sea, pero es seguro, aquí te guardo el coágulo si quieres verlo.

- Venga, aparque su humor negro D. Aurelio. ¿Qué lo pudo motivar?

- Siendo deportista podría ser hipertenso sin saberlo o realizar un sobreesfuerzo o una impresión muy fuerte. Hasta puede ser todo reunido. Le acerco el informe detallado porque el correo interno como siempre está perdido.

Se despidió quedando muy pensativo ante la mesa de un escritorio desbordado de sucesos. Se mesaba la mandíbula.

Ruidos extraños, cadáveres de la guerra, una impresión muy fuerte ¿Los vería y su corazón no resistió? Imposible saberlo ya, hay lugares que guardan celosos secretos.

La familia nórdica esperaba la repatriación del cadáver. Bastaría con que el inspector cerrase el caso estampando su firma en el expediente.

Sufría pensando. Los asesinados tienen tres muertes, cuando fallece el cuerpo, cuando se cierra el caso y cuando desaparecen del recuerdo de las personas. Barn tendrá su segunda muerte en segundos. ¿Cuando se desvanecerá su recuerdo en su familia o en mí? ¿Cuánto tiempo falta para que sea nada? Los cadáveres de la guerra en la sima ¿Qué grado de muerte tienen además de su desaparición física? ¿Está su caso cerrado, por quién? Un día serán olvidados y su ausencia será absoluta pero no ahora, todavía queda el recuerdo lacerante en sus familias, todavía duelen y siento remordimientos por mi ignorancia de aquellos tiempos y la impotencia de estos. Un escalofrío le recorrió la espalda. Sí, mascullo, todavía erizan la piel y hacen nudos en la garganta.

32 comentarios:

  1. Si señor....maravilloso el relato,increible la saga y los nexos o nudos que anda utilizando...como siempre un placer
    Un fuerte abrazo,compañero

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigo, espero despejarme de una vez del resfriado y verle pronto para unos caldos o lo que sea menester.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. !Vaya!, poco a poco van anudándose personajes, referencias, hasta crear un ambiente cada vez mas real y cercano. Veamos que pasa...

    Salud

    ResponderEliminar
  4. Tengo una amiga que está desaparecida desde 1980. Se llama Irma Flaquer y nos conocimos desde adolescentes. Al leer esta segunda parte de tu historia me ha venido Irma a la cabeza (en realidad, mis muertos de la guerra siempre están conmigo), Pero Meme Colom, Mario Dary y otros están en el cementerio. Sólo los asesinaron y los dejaron dentro de sus carros.

    En cambio Irma, desapareció. Muchas veces lloro porque no sé dónde está su cuerpo. De hecho, estoy llorando ahora. Es terrible eso de no saber una dónde está su gente. Sé que sus restos están en La Tierra, pero eso no es suficiente.

    Fijate los sentimientos que podés destapar con tus relatos. Muy buenos.

    ResponderEliminar
  5. Morir tres veces.... sin lugar a dudas, el olvido la peor de ellas!!.

    Saludos. Gracias por tus siempre buenos aportes en mi espacio.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos.

    Charles: amigo, voy presto a leerle que es como si me regalaran un presente.

    Ana: me honra con su mera visita y encima me dice eso. La desaparición es la peor de las tumbas.

    Galafer: gracias a ti, me da cierta envidia (sana) ver el ánimo renovado con que viniste.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Profunda e intensa historia ... está muy bien conectados los personajes.


    saludos

    ResponderEliminar
  8. :)

    Lindo y brillante..
    .. me gustan mucho un par de ideas que resastarías : ... poetas anomimos ocultos en un mundo de blog :)(mas de uno de los que te leemos nos hemos visto identificados) ..,y los distintos tipos de muerte, cuanta verdad tiene esas lineas...

    (Muy buena las divagaciones mentales..con los dialogos .. hacen rapida clara y brillante la exposición ).

    Nota: se solicita mas relatos y menos Linux

    ResponderEliminar
  9. Gracias Juan Carlos por las risas que me otorgas en cada visita.

    Eowin, alabo tu sinceridad ya sabe que no hay charco en el que no meta. Linux fue uno de ellos. Gracias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta la segunda parte. Empezamos a entender el tipo de personaje que es el inspector.
    Un relato magnífico, amigo mío.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Tanhäuser, todavía le busco nombre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Fantástico, si señor. Engancha desde la primera línea: un relato soberbio. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  13. Magnífico relato.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Gracias, me alegra que les guste. Yo me divierto mucho y el componente lúdico es de lo que más me gusta de este mundo.

    Ya veremos el tiempo que tendré en un mes cuando el trabajo me sobrepase...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Amigo, Goathemala... gracias por compartir ese don que tienes para escribir... ;) ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  16. mano me recordaste algo que le debo a un compadre.(ahora mismo soluciono esa vaina)

    Buen relato.
    Buen Blog.

    ResponderEliminar
  17. Estupendo escrito , pero aun no logro entender porque al inspector le daria verguenza compartir el efecto liberador que le brinda la lirica.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Hola amigos. Buena pregunta Marcos, verás la lírica requiere cierta forma de apreciar la belleza y dejarse contagiar por ella. En un cuerpo de policía eso es casi imposible.

    No lo cuento en el escrito pero el inspector invitó a cenar a su casa a un superior y este descubrió uno de los libros de poesía de su anfitrión.
    - ¡Anda pero si apenas están escritos, si no tienen ni veinte palabras por página!

    Desde aquel suceso el inspector prefiere leer poesía por los blogs.


    --
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Sigo maravillada por la fotos de su blog como ya le dije es su momento sino recuerdo mal.., asi que felicitarle por esta iniciativa de hacer mas visual sus postales, trasmiten a las mill maravilas los estados de animos que sus escritos trasmiten asi como de las distintas estaciones.

    ResponderEliminar
  20. Gracias Eowin, la idea es reflejar las estaciones de aquí con árboles -que muchos árboles es lo que significa Goathemala-, pero no pude evitar poner esos brotes de bulbos. Le animo a que descubra que están por todas partes naciendo. En primavera prometo poner muchas más.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Eso de la lírica pasa en todos lados, perdón por la franqueza, pero enla mayoría de grupos, cuando se lee un poco ya lo andan tildando a uno de hueco, lo bueno es que vamos para adelante y las cosas están cambiando.

    Bonito relato, felicitaciones otra vez vos "Goathe".

    ResponderEliminar
  22. Excelente....atrapante....que mas tendras para nosotros? volver a aaveriguarlo...saludos, amigo!

    ResponderEliminar
  23. Esta buenisimo, me gusto. Quiero seguir leyendo lo que sigue (¿Siguie cierto?)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  24. En principio quiero darle un merecido descanso unos días.....

    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Hola!
    Goathemala, me gusta mucho de tu trabajo, es muy bueno. Me desculpa yo nólo escribir bien espanhol, pero hablar yo hablo bien.
    Gracias por tu trabajo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  26. Otra vez te luciste G.!

    Saludos fraternales

    ResponderEliminar
  27. Me gustó la descriptiva forma de escribir, leeré lo anterior.

    Felicidades

    ResponderEliminar
  28. Bueno me sumo a todos los de arriba, y agrego que me encanta, me esta gustando este inspector...tiene escondido mas de una cosa...que me gustaria descubrir?
    Ah y esa reflexion poetica acerca de la muerte es lo que lo caracteriza de interesante a mi gusto!

    Te felicito por este relato...esperamos mas

    besos!

    ResponderEliminar
  29. Estimado amigo:
    Disculpa esta instrusión, pero me pareció el modo mas rápido.
    Referente a tu registro en mi nuevo blog, te quedaba pendiente "activar" el registro pinchando en un enlace que encontrarías en un email que automaticamente se envía. Ya no es preciso, puesto que lo hice yo por ti, desde el panel de administración. Así pues ya puedes entrar en el blog identificándote con tus datos. Bienvenido a tu casa

    ResponderEliminar
  30. Vaya Goathemala, un inspector que lea poesía, interesante!

    Me quedé pensando con esa reflexión final del inspector... la muerte pareciera ser finalmente, cuando todo rastro de ti desaparece de la memoria de otros...

    Muchos saludos!!

    P.D: qué bonitos fondos pones en tu blog!

    ResponderEliminar
  31. Ficción?
    Siento que cuando se crea historias o personajes, a ellos les damos matices de nuestras personalidades…

    Entiendo al inspector cuando se deleita en un micro mundo de palabras, el donde, cuanto más intimo es su encuentro, más se regocija… de seguro se dará cuenta que con el tiempo decanta sus ideas y estas a la vez, toman trascendencia, primero como susurros en su silabeo, pasan los océanos y se convierten en ecos ensoñadores …

    …Me encanta las reflexiones del inspector…, tres muertes…, me pregunto, cuántos mueren en el olvido de sus queridos aún estando vivos… a cuántos no matamos por nuestra infame apatía….

    Un abrazo P.

    ResponderEliminar
  32. Estupendo relato, de los que engancha al lector, espero con ansia el 3º capitulo.

    PD: La poeía es buena medecina contra la depresión...

    Dos abrazos

    ResponderEliminar